Familias de Puganza con agua potable

Carrusel
El mantenimiento del sistema de agua potable es responsabilidad de los dirigentes y usuarios; el apoyo de Suiza y Alemania está en el mejoramiento de las redes para el suministro del líquido. (Foto cortesía)

El bienestar de 350 familias de la comunidad de Puganza de la parroquia Quisapincha es una realidad mediante la construcción del sistema de agua potable. La obra es parte del Proyecto Ariem (Agua, Riego y Emprendimiento). Al momento está en funcionamiento. La entrega oficial se cumplió en mayo. 

“Queremos dar la bienvenida y el agradecimiento de nuestra parte como directiva por el apoyo a ustedes (representantes de la Fundación Suiza de Ayuda para los Indígenas del Ecuador y Fundyvida), porque se ha hecho realidad el sistema. No era como está hoy. Compañero Daniel, usted viene viendo que se ha mejorado con la ayuda de ustedes”, expresó el presidente de la Junta Administradora de Agua Potable y Alcantarillado de Puganza, Vicente Tuza Tamaquiza. 

El presidente del cabildo Rafael Tuza trajo a su memoria  el pedido que surgió hace cinco años, pero ahora “se ha hecho realidad y queremos que sigan colaborando con la comunidad”. El agradecimiento se complementó con las palabras del secretario de la junta, Ángel Moposita.

Daniel Riestschin, director de proyectos de la Fundación Suiza de Ayuda para los Indígenas del Ecuador, reconoció la ayuda con el  sistema de agua potable a través de los donantes, dijo que “valoramos su trabajo muy fuerte arriba en los páramos con ánimo y sudor. Esperamos que tengan buen servicio de agua potable y aporte a su salud y mantengan el compromiso de conservar la infraestructura. Auguramos suerte y éxito en su vida familiar, trabajo y avanzamos juntos con corazón fuerte”. 

“Gracias a Dios y a la ayuda desde la Fundación Suiza, ILD con el Gobierno de Alemania y Fundyvida en Ambato se pudo hacer algo para ustedes”, expresó el director ejecutivo de la Fundación ‘Dignidad y Vida’, Luis Velasco. La instalación de 10 kilómetros de tubería hasta llegar a la planta de tratamiento permite sumar esfuerzos.

La Fundación Suiza decidió directamente aportar para el sistema de Puganza y Condezán en el marco del Proyecto Ariem. También expresó el agradecimiento para Marco Chérrez y su equipo de colaboradores, “porque en la vida no solo se necesita títulos, hay que saber ayudar y hacer bien las cosas con responsabilidad”. Además reconoció el trabajo mediante mingas y aporte económico de los usuarios. (I) 

Deja un comentario