Una ciudad para recibir año nuevo / Luis Silva

Columnistas, Opinión

El Ecuador que debemos conocer

Una ciudad para recibir año nuevo, es Manta, en la provincia de Manabí, en la subregión de costera, de La Región Litoral, por su amplias playas para la recreación, mar apacible y una noche de año viejo, llena de luces y colores, por los espectaculares fuegos pirotécnicos.

La ciudad de Manta siempre ha sido hermosa, hoy luce como una urbe atractiva, por lo que ha sido escogida para la llegada de cruceros, que traen turistas de todo el mundo, para que admiren su maravilloso encanto.

Manta posee dos playas, dentro del perímetro urbano, denominadas Murciélago y Tarqui.La Playa Murciélago, tiene cerca de tres kilómetros de longitud, se extiende entre el muelle de aguas profundas, al norte, y el fabuloso sector donde se levantan lujosos hoteles y modernos edificios de departamentos, al sur.

En esta playa, se ha construído El Malecón Escénico, con numerosos restaurantes, que ofrecen variada comida de la rica gastronomía costeña. También, existen algunos almacenes de ventas de artesanías; todo adornado, con palmeras y plantas ornamentales, que engalagan el fascinante lugar.

La Playa de Tarqui, es de cerca de dos kilómetros, donde se aprecia las faenas de los pescadores y su activo comercio de productos del mar. Losi’lUmerosos restauramtes preparan, con la deliciosa sazón manabita, los gustosos ceviches de camarón, pescado y concha, entre otros. Es la playa donde se practica futbol y voley playeros,

La vida nocturna en Manta, es muy activa y alegre, cuente! con algunos bares, discotecas y restaurantes; pero la algarabía sube mucho más, en la noche del año viejo.Los hoteles organizan bailes, en sus espacios abiertos y los barrios instalan escenarios, para que varias orquestas entonen las alegres notas de su música tropical y moderna; así, se recibe al año nuevo.

Los fuegos prirotécnicos, que se prenden en la noche del 31 de diciembre y la madrugada del 1 de enero, iluminan con luces y colores de intensos matices,la ciudad de Manta; así se despíde el año viejo y se recibe el año nuevo, pletórico de esperanza de un mundo mejor.

La gente de Manta, se viste de blanco para la noche vieja y el día del nuevo año, esperando que el año 2.020, se de paz, prosperidad y amor. FELIZ AÑO NUEVO, es mi deseo ferviente, a todos mis constantes y afectuosos lectores. (O)

Deja un comentario