Síndrome del quemado en trabajadores de la salud/ Dr. Guillermo Bastidas Tello

Columnistas, Opinión

La pandemia de COVID-19 ha sido un acontecimiento que ha significado un

cambio de mentalidad con respecto a la manera de llevar las relaciones interpersonales a nivel

mundial, alteración que tiene como factor común una limitación del contacto físico.

Desafortunadamente sus consecuencias relacionadas con la salud mental aún no han sido

estudiadas de manera sistemática, pero a corto plazo se espera el aparecimiento de trastornos en

la salud mental secundarios a la desestructuración del sistema social, miedo, ansiedad y

aislamiento.

Desde el inicio de la pandemia de COVID-19, estudios realizados en China hablan de la

presencia de síntomas relacionados al miedo y ansiedad en aproximadamente el 16% de la

población. Los profesionales de la salud no son inmunes a los efectos negativos que

provoca ejercer la medicina en medio de una pandemia, tal es así que en centros hospitalarios

Chinos entre el 15% y 23% del personal sanitario presentaron síntomas de ansiedad y trastornos

mal-adaptativos como resultado del estrés laboral.

El Síndrome del quemado en profesionales sanitarios es susceptible a ser manejado por especialistas en salud mental, quienes pueden mejorar el trastorno mal-adaptativo secundario al manejo del estrés crónico.

Los síntomas del quemado son: Sentimiento de agotamiento, fracaso e impotencia.

Baja autoestima.

Poca realización personal.

Estado permanente de nerviosismo.

Dificultad para concentrarse.

Comportamientos agresivos.

Dolor de cabeza.

Taquicardia.

El origen exacto del síndrome de burnout no está determinado, sin embargo, las posibles causas se encuentran en los esfuerzos o sobrecargas del entorno laboral, tales como:

Exposición a un grado alto de atención al público, clientes o usuarios

Elevado nivel de responsabilidad

Jornadas laborales extendidas, pasadas las 10 horas

Trabajos monótonos

Mal clima laboral en la empresa o institución donde se desempeña

Falta de comunicación con sus jefes o compañeros de trabajo.

Ausencia de motivación, iniciativa, decisión, aliento.

Baja remuneración salarial, monotonía en el trabajo

Los profesionales sanitarios deben acudir antes los primeros síntomas de ansiedad, angustia, irritabilidad e insomnio a la consulta de un especialista en salud mental para salvaguardar su equilibrio biológico, psicológico y Social.

Finalmente, llevar un estilo de vida saludable, evitando el tabaco y el alcohol o dormir las horas suficientes, son sólo algunos de los consejos que pueden ayudar a combatir el síndrome de burnout. (O)

Deja un comentario