Sí me representan / Fabricio Dávila Espinoza

Columnistas, Opinión

La Asamblea Nacional debatió el martes anterior las reformas al Código Orgánico Integral Penal. Este cuerpo legal nació el 2014, tiene casi cinco años de vigencia, aunque inmediatamente, el 2015, empezaron las propuestas de reforma. Despierta la atención que una ley de tanta trascendencia haya visto la luz, al parecer, incompleta.

Los asambleístas proponentes buscaban cambiar varios artículos, incorporar nuevas figuras delictivas y despenalizar otras. En resumen, se aprobaron cuatro reformas y se negaron dos. Lo aprobado quedó de la siguiente forma. 

Primero, el uso, tenencia o posesión de fármacos de la familia del cannabis, con fines medicinales, estará permitido en territorio ecuatoriano. Lo que se conoce con el nombre criollo de marihuana medicinal. Esto, sin duda, se convertirá en la justificación para incrementar el cultivo y expendio ilegales. Segundo, estará permitido presentar el rostro de los detenidos cuando se califique la legalidad de la captura por delito flagrante. Tercero, quedó aprobada la comisión sin sentencia, para disponer de los bienes, fondos o activos y productos en propiedad de terceros, cuando estos hayan sido adquiridos a partir de un delito. Cuarto, los agresores de animales de la fauna urbana serán sancionadas con privaciones de libertad que van desde los dos meses hasta los tres años.

Las reformas que no lograron los votos fueron dos. En la primera, triunfó la vida con 65 votos a favor y 59 en contra. La propuesta proyectaba consentir el aborto cuando el embarazo sea consecuencia de violación y cuando el embrión o feto sufriera una patología congénita adquirida o genética incompatible con la vida extrauterina. Tampoco se aprobó la incautación de bienes por delitos de corrupción. Esta última reforma habría sido positiva.

Los artículos rechazados serán conocidos por el Ejecutivo y en 30 días deberá pronunciarse. Los defensores de la muerte intrauterina provocada mantienen la expectativa en el texto que retornará del Palacio de Gobierno a la Asamblea Nacional. Toda la presión estará centrada en el presidente. Al final, triunfó la vida porque el país se movilizó y porque entre los asambleístas hay quienes rechazan la barbarie. Rosa Verdezoto, Lira Villalba, Esteban Torres y Fernando Callejas ustedes sí representan el sentir de la mayoría de tungurahuenses y ecuatorianos. (O)

Deja un comentario