Nutrición ancestral con deshidratación frutal

Interculturalidad
La venta del producto se realiza en las ferias ciudadanas o en el Hospital Indígena. (Foto El Heraldo)

Con el objetivo de ofrecer productos netamente saludables,  nace el proyecto de brindar alimentos deshidratados en la parroquia Quisapincha.

Elisa Janeta es emprendedora de la zona y ofrece productos deshidratados. “Somos profesionales y conocemos los beneficios que requiere el cuerpo. Queremos aportar al beneficio de la nutrición”, comentó.

Manzana, piña y fresa son deshidratados, cuyos aportes nutricionales son excepcionales para el ser humano, ya que no requiere de químicos adicionales o complementarios.

“Nuestros abuelos y ancestros se nutrían de estos alimentos a través del secado natural. Son alimentos que aportan en la alimentación diaria”, comentó Janeta.

El té de moringa también es sometido al mismo proceso, cuyos beneficios están comprobados científicamente para la población.

La fábrica está ubicada en Quisapincha y cinco personas se encargan de los procesos naturales para deshidratar la fruta.

La madre de familia, Carla Miranda, indicó que esto ayuda al consumo, especialmente de las personas que padecen enfermedades con la diabetes o con presión arterial elevada. “La fruta que se consume es saludable y ayuda al cuerpo”, expresó.

José Ordoñez, nutricionista, comentó que en épocas pasadas, las frutas eran secadas al natural y consumidas para sanar el cuerpo y ahora la tecnología ayuda con su deshidratación ágil manteniendo los nutrientes. (I)

Deja un comentario