Llamado de atención a irresponsables

Carrusel


Gabriela Rodríguez, gobernadora de Tungurahua, aseguró que los controles serán permanentes. (Foto El Heraldo)

«Si no existe conciencia social se tendrá un número elevado de personas contagiadas. Es inaudito ver a más de 45 ciudadanos reunidos en un mismo lugar sin mascarillas e ingiriendo bebidas alcohólicas en un solo vaso», manifestó la gobernadora de Tungurahua, Gabriela Rodríguez, ayer.

La autoridad reprochó los acontecimientos generados en el último fin de semana, sobre todo en canchas deportivas donde se observa la irresponsabilidad de personas al no cumplir con las medidas sanitarias.

Aseguró que los meses de agosto, septiembre y octubre serán claves ante el incremento de casos, considerando que el sistema de salud está saturado.

«Doblamos esfuerzos con el equipo político para realizar los controles. En esta semana seguimos teniendo eventos en los cuales no existe la corresponsabilidad social. Trabajamos en los controles los jefes, tenientes políticos, comisarios y personal de la Gobernación de Tungurahua y no es justo que aún existan tiendas, cantinas y canchas deportivas acogiendo a decenas de personas sin respetar las disposiciones nacionales», expresó la autoridad.

Aclaró que siempre hay quejas ciudadanas aduciendo que el sistema de salud está colapsado, pero no se dan cuenta que no existe la responsabilidad ciudadana.

Por ello, rechazó totalmente las acciones observadas el uno y dos de agosto y solicitó a los tungurahuenses ser más responsables y solidarios con la vida. (I)

One thought on “Llamado de atención a irresponsables

  • Rechazar es fácil; pero, hacer entender al pueblo lo mortal del virus es lo difícil. Las leyes no se imponen, se educa al pueblo para que entiendan; caso contrario la ley no funciona y eso sería una dictadura. Por ejemplo:
    Si en ciertos lugares se reúnen; pues, la educación debe llegar allí y a la vez crea trabajo a los desempleados en este momento de crisis laboral.
    Si no hacen caso, se clausura dichos locales. Y, si eso no funciona las multas deben ser elevadas; esta es otra alternativa y a la vez crea ingresos a la ciudad.
    Si eso no pueden pagar las multas, los infractores deberían hacer trabajo comunitario en los hospitales empujando las camillas de los pacientes del virus. Para que vean el dolor. Entonces, ellos podrán constatar cuan doloroso lo que significa no protegerse. También, los infractores deberían hacer prestar servicio en las morgues para que observen las consecuencias finales de sus decisiones erróneas.
    En conclusión, el problema de esta pandemia es completamente nueva para todas las personas del planeta; pero, he ahí donde los lideres deben aparecer.

Deja un comentario