La hojalata perdura en el tiempo

Interculturalidad
Mercedes Caiza Navarrete, propietaria del taller de artesanías en hojalatería junto al reconocimiento otorgado por el Municipio de Ambato. (Foto El Heraldo)

La hojalatería persiste en el tiempo y nuevas generaciones tratan de mantener esas tradiciones familiares produciendo objetos de manera manual. 

En Ambato tres personas se dedican a la actividad, una de ellas, Mercedes del Rocío Caiza Navarrete, quien heredó de su padre Ángel Caiza (fallecido).

Dijo que sus padres vivían en Quito y se radicaron luego en Ambato, de sus cuatro hermanos, es la única que se dedica a fabricar objetos de hojalata, a pesar de tener su profesión.

El taller localizado en la Maldonado entre Lizardo Ruiz y Manuel Vásconez diagonal a la Iglesia Jesús Obrero, es el sitio donde elabora manualmente diversidad de utensilios para el hogar y artesanías enfocadas en juguetería. 

Recordó que obtuvo el segundo lugar en la premiación a las artesanías de Finados en el 2015 otorgado por el Municipio de Ambato. También su padre fue muy reconocido por sus artesanías en Guaranda. 

Entre los objetos regaderas, baldes, embudos, bebederos, moldes, cortadoras de galletas, manillas que sirven para vender por libra en ferreterías y abarrotes.

La artesana expresó que elaborar cada objeto requiere de tiempo, no como las fábricas que producen con máquinas en serie.

Alrededor de seis maestros de 70 a 80 años que también se dedican a la hojalatería como pasatiempo conocidos de su padre, acuden al taller para que les adquieran los productos, expresó.

Hace años utilizaba materia prima japonés, debido al problema de las importaciones, ahora adquiere a nivel nacional, pero el material no es flexible como el extranjero.

El taller atiende de lunes a viernes de 08:00 a 18:00 horas  y sábados hasta las 16:00 horas. (I)

Deja un comentario