¡La familia se respeta!

Titulares

La gente salió a las calles con sus carteles defendiendo el matrimonio entre hombre y mujer. (Foto El Heraldo)

Al grito ¡La familia se respeta! centenares de ambateños y representantes de iglesias de la localidad caminaron desde la Plaza Segunda Constituyente por la avenida Cevallos hasta el atrio de la Catedral con la finalidad de exigir la anulación del matrimonio igualitario y la destitución de los jueces de la Corte Constitucional.

El asambleísta por Tungurahua, Esteban Torres, agradeció a todos los dirigentes católicos religiosos y evangélicos que están defendiendo el matrimonio entre hombre y mujer. “La lucha también es en defensa a aquello por lo que los ecuatorianos votamos: La Constitución”, indicó. 

Es un principio antropológico defender al varón, a la mujer y a esta unión para procrear, según el obispo de Ambato, monseñor Giovanny Pazmiño. (I)

One thought on “¡La familia se respeta!

  • Gén 1:27 Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
    Gén 1:28 Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.
    Gén 2:18 Y el SEÑOR Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea.
    Gén 2:24 Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
    ………………………….
    Rom 1:24 Por consiguiente, Dios los entregó a la impureza en la lujuria de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos;
    Rom 1:25 porque cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, quien es bendito por los siglos. Amén.
    Rom 1:26 Por esta razón Dios los entregó a pasiones degradantes; porque sus mujeres cambiaron la función natural por la que es contra la naturaleza;
    Rom 1:27 y de la misma manera también los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos el castigo correspondiente a su extravío.

Deja un comentario