Inversión vs despilfarro / Mario Fernando Barona 

Columnistas, Opinión

Seguramente alguna vez usted se ha preguntado ¿por qué algunos gobiernos invierten miles de millones de dólares en encontrar un agujero negro y alcanzar estrellas distantes cuando existen causas más nobles en nuestro planeta? Esta pregunta también fue hecha al director científico de la NASA hace 42 años, quien respondió lo siguiente:

“Hace unos 400 años, un conde vivía en una ciudad en Alemania. Era uno de esos buenos nobles que solía dar una buena parte de sus ganancias a sus pobres conciudadanos, eran gestos muy apreciados porque había mucha pobreza y las epidemias recurrentes causaban graves problemas. 

Un día, el conde conoció a un individuo que tenía una mesa de trabajo y un taller en su casa, trabajaba duro durante el día para tener algunas horas cada noche y dedicarlas a su pequeño laboratorio. Él juntó pequeñas lentes hechas de pedazos de vidrio, los montó dentro de algunos cilindros y los usó para observar objetos muy pequeños. El conde estaba fascinado por lo que se podía ver a través de esas herramientas, cosas que jamás imaginó. Invitó al hombre a montar su taller en el castillo, convirtiéndose en un beneficiario especial para la realización y mejora de sus instrumentos ópticos.

La gente de la ciudad se enojó mucho cuando se dio cuenta que el conde había comprometiendo su dinero ‘sin un propósito específico’. ‘Sufrimos de la plaga’, le dijeron, ‘mientras pagas a ese hombre por sus caprichos e inútiles pasatiempos.’ El conde respondió: ‘te doy todo lo que puedo, pero también apoyaré a este hombre y su trabajo, porque creo que un día algo bueno saldrá de esto’.

Y de hecho, algo bueno sucedió, gracias al trabajo también de otras personas en diferentes lugares y momentos, se inventó el microscopio. Hoy sabemos que esta invención ha contribuido más que muchas otras ideas al progreso de la medicina, y que la eliminación de enfermedades contagiosas en el mundo entero ha sido posible en gran parte gracias a los estudios realizados con el microscopio. Al dedicar una parte de su dinero a la investigación y descubrimiento de cosas nuevas, el conde contribuyó bastante más al alivio del sufrimiento humano de lo que podría haber hecho destinando todo su dinero a los enfermos de plaga.”

Por eso, si de uso de recursos públicos hablamos, en lo personal prefiero mil veces grandes inversiones dirigidas, por ejemplo, a la ciencia, y no despilfarros astronómicos, noveleros y fantoches como los que suelen hacer los gobiernos populistas que son pura figuración personal y política. (O)

mariofernandobarona@gmail.com

Deja un comentario