Incremento salarial no solventa necesidades

Carrusel
Los ecuatorianos aspiran obtener mayores ingresos, pero prima conservar los puestos de trabajo. (Foto El Heraldo) 

El incremento a 400 dólares el salario básico unificado desde el 2020 es motivo de comentarios y análisis. El Ministerio de Trabajo tomó la decisión frente a la falta de acuerdos entre trabajadores y empleadores. A los 394 dólares se suman seis dólares. 

«La medida tomada no es más que un paliativo, una obligación gubernamental que se genera cada año, fruto de la proyección del crecimiento económico para el 2020 y la inflación estimada”, explica Marcelo Mejía, analista económico de la localidad. 

Y sigue, “el valor no es representativo en ningún caso ni tampoco da la oportunidad al trabajador de una mayor capacidad de consumo; ello porque si consideramos que la canasta básica supera los 700 dólares, el salario básico unificado, no permite a sus perceptores adquirir lo más elemental para vivir, tomando en cuenta como ejemplo una familia de 4 personas”.  

“Me parece injusto que se haya subido tan poco cuando la canasta básica está sobre los 700 dólares, entonces muchas familias con un sólo ingreso deben ajustar mucho sus gastos indispensables y vivir con las justas; y, muchas veces deben exigir que sus hijos mayores abandonen los estudios para convertirse en otra fuente de ingresos.  Es una realidad que da mucha pena cuando se trunca el futuro de muchos jóvenes por la necesidad de sustento familiar”, expresa el director ejecutivo de la Fundación “Dignidad y Vida”, Luis Velasco.  

Luis Poaquiza, presidente de Asopec (Asociación de Productores Pecuarios de la Sierra Central), señala que “año tras año se repite la misma discusión sobre el incremento salarial y los dos sectores tanto trabajadores como empresarios tienen razón en sus argumentos. Lamentablemente las justas aspiraciones de los dos sectores se ven obstaculizadas por la grave situación económica que vive el país; sin embargo, creo que este incremento es muy ínfimo y que se podía hacer un esfuerzo de lado empresarial para in mejor incremento”.

Para Marcelo Mejía, esta elevación salarial a nivel empresarial, no va a generar mayor impacto y permitirá el sostenimiento de la fuerza laboral evitando el recorte de personal que incidiría en la producción, lo que significa beneficio para este sector. 

Las aspiraciones de los trabajadores de obtener mayores ingresos deberán pasar a un segundo plano; pues, la necesidad de mantener sus trabajos prima ante todo y ello significa aporte para la estabilidad de la frágil economía ecuatoriana, que probablemente tomará equilibrio dentro de los próximos 5 años, señala Marcelo Mejía. (I) 

Deja un comentario