Historia del Siglo XX/ Jéssica Torres Lescano /

Columnistas, Opinión


Visitar Ambato en 1951: Tiempo de fiesta

Causa admiración e  interés conocer ¿cómo se vivió la primera Fiesta de la Fruta en 1951? ¿Cómo conviven el dolor del terremoto y la alegría de la celebración?La Fiesta hay que leerla como aquella iniciativa de mostrar al mundo la recuperación de Ambato, su producción industrial, agrícola, ganadera, floral y frutícola. La muerte, desolación, llanto causados por el terremoto de 1949  se conjugaroncon el ambiente festivo de la urbe. La Fiesta de la Fruta es el aprendizaje de cómo recuperarse de la crisis en medio de los escombros materiales y del alma.

Sí bien es cierto, la exposición industrial era el evento máximo de la primera Fiesta de la Fruta, no se pueden olvidar las atracciones populares que daban vida a la ciudad. Es así como, en 1951 se instalaron juegos mecánicos en la Plaza Urbina. La empresa a cargo de estas atracciones era “Central Park” presentando juegos como el tren fantasma, radio talismán, torbellino, laberinto, rueda moscovita, tiro fotográfico, carpa misteriosa. Era tal la novedad para la época que textualmente en su publicidad se escribió “un muerto se levanta al paso del coche del tren fantasma”.

En este ambiente de algarabía y atracciones populares, no se pueden dejar de citar las publicaciones para asistir de formar gratuita a los eventos por la Fiesta. Y es que en el periódico Crónica se encuentran varios cupones recortables para ingresar al Central Park, Teatro Roma y Teatro Lalama que ofrecían proyecciones de películas con descuentos. No podían faltar la programación especial en las radios, exhibiciones folclóricas, orquestas, comida criolla y el tradicional pan de Ambato, fiestas del San Juanito, radio teatro, danzas y cantares de la fruta, concursos y bailes populares. 

Finalmente, una vez terminada la Fiesta se reanudaban las actividades cotidianas y los turistas regresaban a sus ciudades. Y así, eran las 5:00 pm y con el boleto en la mano, adquirido en el Hotel Vivero los huéspedes hacían su retorno a Quito. Y en las páginas del periódico Crónica en la parte titulada “Viajeros” de la sección Social están plasmados los nombres de algunos de los miles de turistas que visitaron la ciudad. Así queda constancia: la alegría del festejo y la nostalgia del “hasta luego”. (O)

jesspamela.26@gmail.com

Deja un comentario