Hacia la cima del Cruzmaqui / Luis Alfredo Silva Zambrano.

Columnistas, Opinión

El Cruzmaqui, es una montaña que se encuentra al suroeste del centro de la parroquia ambateña, Juan Benigno Vela. Su nombre, se compone de dos voces; cruz del idioma español, y maqui del kichwa, que traducido al español, corresponden a mano.

Se inicia la caminata desde la cabecera parroquial, siguiendo una carretera, bordeada de terrenos llenos de cultivos de cebollas, patatas, habas, quinua, junto a varios árboles de eucalipto y a plantas silvestres como chilca, guanto, ortiga y otras.

Recorriendo, por caminos y senderos y respirando aire puro, se atraviesan los caseríos Cochapungo, Cuatro Esquinas y Angahuana, respectivamente. La vegetación cambia, existen pocos árboles de eucalipto y sembrios de cebada, junto a plantas silvestres como marco, kikuyo, ñagcha, taraxaco, chungil y canayuyo.

Bajo las condiciones de un Clima Frío de Alta Montaña, se dirige rumbo al oriente, para ir a la elevación Cruzmaqui, por un valle en forma de U, que debió ser construido por la erosión de los glaciares, hace muchos años atrás. En el fondo del valle se observan, varias pequeñas lagunas originadas por aguas lluvias, al llenar diminutas depresiones.

Desde los 3,500 metros, sobre el nivel del mar, se asciende a la cima del Cruzmaqui, pasando un bosque de pinos, que se ha cultivado en ese sector; Junto asoman, hongos gigantescos que existen donde hay un bosque de árboles de pino.

Subiendo, aproximadamente, 320 metros , se arriba a la cima que es muy ámplia y alargada, formando lo que orograficamente se denomina cuchilla, que facilita contemplar deslumbrantes y hermosos paisajes.

Si el tiempo lo permite, admirará varias montañas de La Cordillera Occidental de los Andes, especialmente El Chimborazo, con su cumbre y laderas llenas de nieve y hielo . El Carihuirazo, con sus tres cumbrea; Josefinos, lván Vallejo y Pico Mocha. El espectáculo natural, es maravilloso y divino. (O)

Deja un comentario