Gastronomía con truchas de Pilahuín

Interculturalidad
Las truchas fueron adquiridas hace más de 10 años para su reproducción desde Misahuallí. (Foto El Heraldo)

La pandemia ha reducido la llegada de turistas a zonas de concentración masiva, como parques y ferias donde se promocionaban las truchas de Yatzaputzán de la parroquia Pilahuín; sin embargo, el producto se continua comercializando en la vía principal de la zona.

La conocida trucha se ofrece en el kilómetro 36 de la vía Ambato-Guaranda. Este es un emprendimiento familiar. 

“Nosotros adquirimos el producto por kilos, luego dejamos criar a las truchas y las vendemos al peso. Cada kilo se vende en seis dólares. No tenemos mercado y por eso vendemos al filo de la vía”, contó anteriormente César Licintuña, emprendedor.

Aproximadamente 60 kilos de trucha se comercializaban previo a la pandemia, cuyos ingresos ayudaban a mantener a la familia. En terrenos de los emprendedores se construyeron piscinas para albergar el producto y reproducirlo.

El producto siempre ha sido promocionado en la carretera y los turistas son los compradores más fieles, pero con la “nueva normalidad”, las ventas bajaron.

Los pozos o criaderos están a pocos metros de la vía y los clientes tienen la oportunidad de conocer más sobre el producto y de pescar.

Los interesados pueden guiarse por un gran letrero que indica la venta de truchas.

Este es un pescado rico en ácidos graso omega tres, los cuales ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares al reducir la hipertensión y colesterol. La vitamina V6 de la trucha favorece la formación de glóbulos rojos, células sanguíneas y hormonas, según información digital Salud al Día. (I)

Deja un comentario