Francesco, el documental / Fabricio Dávila Espinoza

Columnistas, Opinión

Los eventos cancelados a causa de la pandemia están a la orden del día. El Covid-19 acarrea pérdidas millonarias en la industria del cine. Festivales internacionales de la categoría de Cannes, Glastonbury 2020, Hellow Festival 2020 CDMX, etc. han quedado pospuestos o suspendidos de forma definitiva en el presente año. No así el Rome Film Fest que se está desarrollando del 15 al 25 de octubre 2020.

Sin duda, el plato fuerte de este festival en la presente edición es el documental «Francesco», sobre el magisterio del Papa Francisco. La obra fue realizada por el director ruso Evgeny Afineevsky a partir de una serie de entrevistas al Pontífice. El film se estrenó el pasado miércoles y el siguiente día recibió el premio Kinéo, otorgado a quienes promueven temas sociales y humanitarios.

Inmediatamente, a través de las redes sociales opinaron, a favor y en contra, algunos políticos, periodistas, activistas, católicos, protestantes y diversos actores sociales. Muchos titulares hasta aseguraron que el Papa estaba a favor de matrimonios homosexuales, pero ni de lejos sucedió así. 

Para entender sin malicia las afirmaciones del Papa es necesario reconocer el contexto del documental. Importante decir que el Santo Padre habla en primera persona, dirigiéndose a un entrevistador, no se trata de un documento oficial, ni de una catequesis u homilía. Además, el formato del diálogo hace que se aborde varios temas: migración, racismo, pandemia, cambio climático y la realidad de los homosexuales. El documental contiene ideas sobre temas de mucho interés social y ambiental. Sobre esto casi no hay reacciones. 

La pregunta del entrevistador fue precisa, al igual que la respuesta: ¿puede un homosexual llevar a sus hijos a la Iglesia? El Papa responde: “Las personas homosexuales tienen derecho a estar dentro en una familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de una familia a nadie, ni hacerle la vida imposible por eso. Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente”.

Escuchando la respuesta una y otra vez, no hay aprobación, aceptación o promoción del matrimonio entre personas del mismo sexo. La doctrina al respecto es muy clara. El Catecismo de la Iglesia habla de acoger a los homosexuales, pero de ninguna forma se aprueba uniones homosexuales. (O)

Deja un comentario