Favoritismo de padres a hijos / Aracely Silva Cadmen

Columnistas, Opinión


En muchas ocasiones como padres podemos causar daño a nuestros hijos de forma involuntaria y sin intención al demostrar predilección por alguno  de ellos; no obstante, esta conducta puede causar rivalidad entre hermanos, deteriorar la autoestima del menos favorecido y afectar la armonía familiar.

 Para los padres aceptar y  confesar que prefieren a uno de sus hijos más que a otro  es difícil y muchos negarían hasta la muerte. El comportamiento o tipo de preferencia de uno o de los dos padres cuando es muy evidente, puede impactar de manera negativa en el hijo preferido, al crear un sentimiento de egoísmo,  prepotencia y  superioridad  con relación a sus hermanos.

Como padres  debemos  evitar referentes inadecuados como: exigir a un hijo que sea tan exitoso académicamente como lo es su hermano,  hacer comparaciones tomando en cuenta las fortalezas o debilidades  del otro, mantener frases  es  el mayor,  o  por ser el menor.

Estamos en la obligación de  conocer  a nuestros hijos, ellos tienen necesidades diferentes, por lo que no se puede tratar a todos por igual, uno necesitará más comprensión, más  besos y caricias  que otro, o requerir más dedicación o  más flexibilidad.

El  compromiso  como padres es  hacer que nuestros hijos se sientan amados, valorados y demostrarles lo importante que son dentro del círculo familiar;   afiancemos lo que él aporta,  sus cualidades y capacidades con el objetivo de fomentar su autoestima; exigir a todos por igual en relación a labores en la casa considerando la edad y nivel de dificultad; los regalos y privilegios deben ser equitativos; dedicarles  tiempo exclusivo para que ellos no olviden  lo valioso que es compartir en familia; separar un momento a solas con cada uno, permite conocerlos en su intimidad, además fortalece el vínculo y la comunicación.

Lo más importante como padres es fomentar lazos de amor entre hermanos y no la rivalidad; este lazo cultivado desde la infancia, será un tesoro en la adultez. (O)


Deja un comentario