Expresiones Temperamentales / Fabricio Dávila Espinoza

Columnistas, Opinión



El dirigente de la Conaie Jaime Vargas, continúa en el centro de atención de la opinión pública. Esta vez, afirmando de forma reiterada ser “el segundo mandatario del país”.

La polémica declaración surgió en medio de un impase con la policía de Guatemala, el 14 de febrero, cuando Vargas asistió en calidad de invitado a la Cumbre Regional de Nacionalidades y Pueblos Indígenas. Esta reunión fue planificada para tratar temas relacionados con la criminalización de la protesta, los feminicidios y la consulta previa a los pueblos.

De acuerdo al presidente Alejandro Giammattei, la delegación ecuatoriana soliviantó los ánimos de los ciudadanos guatemaltecos. Por eso, en consenso con las autoridades ecuatorianas, se procedió a su expulsión. Si bien, el dirigente indígena, defendió su posición señalando que no era cualquier ciudadano ecuatoriano o migrante: “Yo soy presidente del Movimiento Indígena del Ecuador, allá decimos el segundo mandatario del país”.

La primera afirmación fue propia del incómodo momento, pero los hechos no terminaron con este incidente, al contrario, tras su retorno al país, el 17 de febrero en la ciudad de Cuenca, Vargas ratificó la declaración de Guatemala: «Yo soy el presidente de los pueblos indígenas del pueblo ecuatoriano. El primer presidente es Lenín Moreno. El segundo presidente aquí en el Ecuador es Jaime Vargas, presidente de los pueblos y nacionalidades».

La reacción a estas palabras se aproxima al rechazo generalizado. Las redes sociales inmediatamente se llenaron de imágenes y comentarios, algunos desmedidamente airados. Los mismos líderes indígenas desconocen la actuación de su líder principal. Marlon Santi, Coordinador nacional del movimiento Pachacutik, brazo político de la Conaie, calificó de «expresiones temperamentales que salen de la línea de un representante” y se mostró de acuerdo en reconocer que «la única representación del Estado es el Presidente de la República y sus autoridades administrativas».

La Constitución ecuatoriana admite la existencia de organizaciones legalmente constituidas como la Conaie, sin embargo, las declaraciones reiteradas de su presidente son inadmisibles dentro de un Estado de Derecho. Esta organización concentra a 15 pueblos y 18 nacionalidades indígenas en todo el país, a pesar de esto, no puede existir una constitución alternativa ni un gobierno exclusivo para grupos o sectores determinados. La primera vez podría considerarse que fue sólo una expresión temperamental, pero después de la segunda, estás palabras contienen errores conceptuales que deben ser mirados con atención. (O)

Deja un comentario