Estimular la economía desde local / Ec. Mg. Diego Proaño PhD (c)

Columnistas, Opinión


De acuerdo a datos sobre ventas del Servicio de Rentas Internas SRI durante el primer semestre 2020, los sectores productivos que mayor afectación habrían tenido antes y durante la pandemia en Ambato, son Alojamiento y Servicio de Comida con una estrepitosa disminución del 51,8%, respecto al mismo periodo de 2019, igual situación para Transporte y Almacenamiento con una reducción de 51,7%, Agricultura, Ganadería, Silvicultura y Pesca (-53,9%), Actividades Profesionales (-47,5%), Manufactura (-46,3%), Servicios (-43,2%), Construcción (-37,7%) y Comercio (-36,7%), entre las de mayor afectación en sus actividades productivas y comerciales. Al revisar la caída en ventas se puede visualizar que en nuestra urbe, se dejo de vender en el primer semestre 1.690 millones de dólares, porque entre enero y junio 2019 la facturación fue de 3.142 millones de USD, en tanto que en el mismo periodo 2020, tan solo se vendió 1.452 millones de  USD, lo que significaría además, unas perdidas acumuladas de 600 millones de usd entre todos los sectores.

Esta reducción de la actividad productiva también se refleja en el aumento de desempleados de la ciudad, según datos oficiales del Ministerio de Trabajo, entre marzo y agosto 2020 en el estado de excepción, se registraron 9.905 desvinculaciones por parte de patronos, mientras que se crearon 3.286 nuevo puestos de trabajo, lo que resulta que entre despedido y quienes encontraron un nuevo trabajo, se quedaron sin empleo 7.720 personas. Por el lado de la recaudación de impuestos en el primer semestre 2019 se recaudo 170,1 millones de USD, pero en el mismo periodo 2020, la recaudación solo llegó a 115,9 millones de dólares, es decir un 31,8% menos. En condiciones normales Ambato aporta al Producto Interno Bruto PIB nacional, 2,5%, esto es 2.550 millones de dólares al año, constituyéndose en la cuarta ciudad del país en producción, valor agregado y aportes.

Con estas cifras, es urgente que actores publico privado, tomen cartas en el asunto  en unidad, asociatividad, trabajo en equipo, cooperación, se incentive a la economía local, en donde el comercio aporta con el 16%, manufactura 15%, actividades profesionales 13%, construcción 12,6%, transporte 10%, salud 6%, actividades financieras 6%, enseñanza 6%, alojamiento y servicios de comida 4% y administración publica 4%. Lo importante es despertar el espíritu del consumo de lo nuestro, de esta manera se garantiza que los recursos se quedan en la localidad, se genera empleos en la ciudad, por tanto consumo y así, desde el propio territorio se va recuperando la economía y se fortalece la dolarización. Urgente que se tomen medidas adecuadas y una política publica que estimule la producción, el emprendimiento, la innovación y el consumo, es la única opción que tenemos. Cómprale a tu gente. (O)


Deja un comentario