Entregaron simbólicamente la Gobernación

Carrusel


La dirigencia campesina e indígena entregó las instalaciones de la Gobernación en perfecto estado. (Foto El Heraldo)

Integrantes de la Unidad de Movimientos Indígenas de la provincia, están felices por el logro generado con la derogatoria del Decreto 883; por ello, convocaron a los representantes de la Gobernación de Tungurahua para la entrega oficial del edificio, ayer. Decenas de manifestantes permanecían afuera del lugar para ser testigos del diálogo pacífico.

La convocatoria estaba prevista a las 12:00 horas, pero tuvo que retrasarse 25 minutos más, por la inasistencia de la autoridad provincial, Gabriela Rodríguez. El malestar de la dirigencia fue evidente, ya que aseguraron que se debe respetar la ‘hora ambateña’.

Luego de un diálogo previo, las autoridades recorrieron las instalaciones del edificio y, comprobaron que todo estaba igual al momento en que se tomaron el lugar el pasado 10 de octubre hasta la mañana de ayer.

La vicepresidenta del Movimiento Indígena de Tungurahua Filial Conaie, Carmen Chicaiza, indicó ser una mujer indígena que llega desde las bases y gracias a la unidad se han mantenido firmes. “Estamos aquí y no estamos resentidos. Nos mantuvimos en marcha pacífica y, de esta forma, nos tomamos la Gobernación de Tungurahua. Estamos declarados en resistencia hasta que el Decreto se retire. La gobernadora no nos dio la cara y solo recibimos ayuda del pueblo. Todos los pueblos campesinos lucharon en Quito. Deben saber que como pueblo unido jamás será vencido. Hemos amanecido en los parques y aún así resistimos. Esta es una experiencia que me ha costado lágrimas y sufrimiento, pero hemos logrado que no exista el paquetazo”, comentó.

Aníbal Zumbana, presidente del Movimiento Indígena y Campesino de Tungurahua Filial Fenocin, expresó que el trabajo fue incansable, sobre todo en esta crisis que atraviesa el país. Aclaró que la unidad es un ejemplo nacional. 

“Somos los guardianes del páramo para que todos tengan agua. El agua llega a través de varias fuentes y vertientes. Nuestra función es velar por el cuidado de los páramos y producir alimentos para no morirnos de hambre. Los indígenas no somos violentos, somos gente de paz. Quiero agradecer a los ambateños por todo el apoyo entregado”, manifestó.

José Manuel Pandashina, representante de la Federación de Organizaciones Indígenas de Tungurahua, señaló que siempre hubo un permanente diálogo para saber qué hacer. 

Agregó que el campesino y el agricultor dependen de los sembríos, pero el único objetivo era pedir la derogatoria. “Esta protesta es por todo el pueblo y no solo por los sectores rurales”, aclaró. 

Finalmente, Rodríguez indicó que siempre estuvo con el pueblo a través de la Policía Nacional, cuidando los bienes y la integridad. (I)

Deja un comentario