El Mural / P. Hugo Cisneros

Columnistas, Opinión

Días atrás fui invitado por los profesores Mario Vinicio Escobar, autor yMario Villacís, coautor a contemplar un mural que ellos habían pintado en un viejo Muro de los patios de la Unidad Uducativa Ambato (Antigua Eugenia Mera). 

Invito a que visiten dicho mural. Sus autores me han proporcionado la explicación y el signiflcado de dicho Mural.

Descripción.- En el centro se visualiza a nuestro viejo y querido árbol de corcho que es un símbolo del ayer y hoy de mi institución «La Unidad Educativa Ambato» que éste nuevo año lectivo 2019-2020 cumplirá 73 años de fundación y vida gloriosa en la Franciscana ciudad de Ambato, cuna de los Tres Juanes y emporio de un pueblo pujante y trabajador. 

Sus raíces vistas y fuertes representan a nuéstros ancestros quienes levantaron de las ruinas sus casas, sus trabajos y nuestro futuro después del terremoto del 5 de agosto de 1.949.

Al costado izquierdo sobresale la imagen del buen maestro quien con su sabiduría y nobleza guía a sus pupilos hacia el sendero del conocimiento y la sabiduría «Dejen que los niños vengan a mí». El autor aquí resalta a sus hijos:

Ema, Mario Elián y Martín Emilián, quienes llevan grabada la fecha de su nacimiento en sus vestiduras, y lo hace como un homenaje de su profundo y sincero amor hacia ellos ya que les tiene siempre presentes en cada momento de su vida y de su labor diaria en la profesión que desempeña; estos niños representan a su vez también a toda la comunidad educativa del plantel, los mismos que están ávidos de conocimientos y saberes significativos para enfrentar el reto de ser felices y cumplir con su misión en su paso en esta tierra. 

En el costado derecho se visualiza el Escudo de nuestra Institución con todos sus elementos representativos los mismos que tienen un significado valioso; del árbol de corcho emanan una fuente prodigiosa de agua viva, la misma que se concentra en un lago hermoso y cristalino. En el cielo se miran tres palomas que representan: Los sueños, anhelos y aspiraciones que tiene cada ser, en el fondo del follaje de nuestro querido árbol de alcornoque brilla un astro rey que ilumina el paisaje con rayos de luz en el ocaso del atardecer y en el contorno del mismo se lee la frase tomada de la letra del Himno de la Institución que reza: «AFIRMAR LA GRANDEZA EN EL ALMA DE CADA SER». 

En el fondo del horizonte se lee la segunda frase, que se convertirá en un verdadero lema en la memoria de cada miembro de la Institución: «EL AMBATO SIN BASURA ES TODA UNA HERMOSURA»

Los detalles de la obra de arte son: las vestiduras resplandecientes de la túnica del maestro que sobresalen con un brillo único ya que con la iluminación del sol poniente se tornan con un brillo luminoso y destacado, el tronco del árbol está hecho de una argamasa realizada con pintura látex y acrílica, pegamento base y aserrín; la pintura se la realizó con diferentes técnicas artísticas y en el centro del árbol se observa un corazón junto con una familia que permanece unida; ésta representa que todo ser viviente tiene un corazón del que emanan: vida, amor, ternura, respeto, unión y una imperiosa necesidad de conservación hoy por hoy. 

Además se debe tener una visión muy detallada, minimalista y acuciosa para ver algunos hermosos detalles que solo un público ávido de los frutos intangibles de la fe, pueden ver. (O)

Deja un comentario