El Complejo Lacustre Osogoche / Luis Alfredo Silva Zambrano

Columnistas, Opinión

Para ir al Complejo Lacustre Osogoche, tiene que trasladase a La Provincia de Chimborazo, tomar la carretera que va al Cantón Alausí y observar, en el sector del desierto de Palmira, un aviso que indica la ruta que conduce a las lagunas.

El complejo esta compuesto de una gran cantidad de lagunas, las que se encuentran distribuídas en una extensa superficie, aunque menor a las que ocupan los complejos Pisayambo, en La Provincia de Tungurahua y el de Cajas, en La Provincia del Azuay.

Nosotros visitamos, las lagunas de Magtayán y Osogoche o Cubillín; éstas se hallan en un páramo de constantes precipitaciones y nevadas, que han originado las lagunas al llenar las depresiones existentes.

La Laguna de Magtayán, es la primera que admiramos; tiene una forma de riñón y esta rodeada de varios cerros de cumbres diferentes y espectaculares, trabajadas por los agentes del modelado terrestre, durante muchísimos años.

La Laguna de Magtayán, desagua mediante un río que va a desembocar en La Laguna de Osogoche, de la que también sale un río, que corre por un dilatado altiplano, para originar El Río Chambo, que en su nacimiento se denomina Cebadas

La Laguna de Osogoche o Cubillín, ocupa una depresión rodeada de montañas, es más grande que la de Magtayán. Sus aguas son cristalinas y el fuerte viento que sopla, produce pequeñas olas que llegan hasta la orilla, donde hay piedritas semipreciosas de hermosos y variados colores.

Las elevaciones que rodean a las lagunas, poseen impresionantes formas, llenas de picachos, de aspecto tenebroso, en el lúgubre ambiente siempre nublado, con espesa neblina, tremendo frío y fuertes lluvias, en un entorno asombroso y misterioso.

Si usted, decide visitar El Complejo Lacustre Osogoche, debe salir en las primeras horas de la mañana, bien brigada y con ropa impermeable Hay tres horas y media de viaje, pero tendrá la oportunidad de contemplar diversos y mararvillosos ‘paisajes, de nuestra singular geografía. (O)

Deja un comentario