Ciudades regresan a rojo / Editorial

Editorial

Durante casi dos meses las ciudades del Ecuador se mantuvieron en semáforo rojo. Los vehículos estaban autorizados para circular un solo día a la semana, el toque de queda empezaba a las dos de la tarde y se restringían severamente las actividades comerciales. Ha sorprendido que ciudades que se encontraban en amarillo vayan a pasar nuevamente a rojo.

La implementación de la cuarentena fue apresurada y mal calculada. Lo lógico habría sido que empiece cuando una parte importante de la población este contagiada, no cuando se reportaban menos de veinte casos en las ciudades. Lo que se logró con un encierro prematuro fue patear el problema para adelante y ahora estamos evidenciado las consecuencias.

En marzo, cuando se tomó la decisión de encerrar a la población, era evidente que la vacuna no iba a estar a disposición de los ecuatorianos en un buen tiempo. Por lo tanto, era imposible que se levante el semáforo rojo y toda la población este vacunada y preparada para retomar sus actividades. La cuarentena debía implementarse para frenar la curva de contagios, no para eliminar la propagación del virus, eso es imposible.

Volver a implementar el semáforo en rojo en ciertas ciudades es un gran error. El Cornavirus es un contingente con el que tenemos que aprender a vivir hasta que sea superado. No se puede paralizar nuevamente la economía para que epidemiólogos y gobernantes implementen sus teorías, sacrificando lo único que es indudable, el bolsillo vacío de los ecuatorianos. (O)     

Deja un comentario