Claman justicia

Policiales, Seguridad

Los familiares de José Esparza esperan que se haga justicia. (Foto El Heraldo)

Desde la muerte de José Esparza en marzo del 2019, sus familiares piden justicia y celeridad en el caso.

José era docente y su muerte fue en condiciones extrañas, dijo su esposa Alba del Carmen Silva, quien cada semana se ubica con carteles frente a la Fiscalía de Tungurahua para recibir información del caso, pero hasta el momento no consigue lo que anhela, justicia.

Ella aseguró que el día en que murió su esposo, éste se sentía enfermo y tenía elevada la temperatura por lo que decidieron acudir a una casa de salud, aquí le recetaron algunas pastillas básicas, pero su malestar continuaba.

Al día siguiente seguía el problema, por lo que decidió ir donde la “doctorcita”, propietaria de una farmacia en la zona Sur para que lo atienda, según la viuda. Ésta le habría inyectado y al poco tiempo se sintió mal, su cuerpo no habría posiblemente asimilado la medicina y falleció en varios minutos.

“Queremos que haya justicia. La mujer sigue trabajando como si nada y esto no es justo. Necesitamos que las autoridades entreguen resultados, ya que han pasado seis meses y no hay respuestas”, señaló Alba del Carmen Silva.

José Esparza era docente en un plantel reconocido del centro de la ciudad y su partida dejó un dolor en aquellos estudiantes que lo apreciaban. (I)

Deja un comentario