Trabajadores unidos en defensa de sus derechos

Ciudad

Sindicalistas hicieron público sus requerimientos laborales. (Foto El Heraldo)

Por la reivindicación del trabajo digno marcharon los obreros, al conmemorarse el Día Internacional del Trabajador, ayer.

Cada delegación mostraba su inconformidad con los despidos, del sector público, privatizaciones e incremento al precio del combustible. Pedían estabilidad laboral y rechazaron la flexibilización, ya que disminuiría el salario de aquellos obreros que subsisten con 394 dólares y mantienen el hogar.

En esta situación está Juan Quinatoa que labora en una entidad pública y su ingreso sirve para mantener a su esposa y tres hijos menores de edad. En la alimentación invierte aproximadamente 100 dólares, en la educación de igual forma; además, debe pagar servicios básicos y movilización de sus pequeños.

Trabajadores de los municipios de Pelileo, Píllaro y Baños acudieron a la marcha para unirse a la protesta pacífica y así reforzar la clase laboral.

“Es preocupante la flexibilización laboral, ya que nos apartarían del Seguro Social. Esto sería una explotación”, dijo el presidente de la Federación de Trabajadores de Tungurahua, Olimpo Velasteguí.

Los docentes jubilados de la Unión Nacional de Tungurahua (UNE) solicitaron atención y el pago de compensaciones salariales que el Gobierno adeuda a más de mil docentes en la provincia, desde el 2008.

Trabajadores de la Salud, Empresa Eléctrica, Gobierno Provincial, Correos del Ecuador y municipios no desmayaron con sus pedidos de respeto laboral en el trayecto que inició en la avenida Cevallos y Unidad Nacional; y, culminó en el Parque Cevallos con el discurso de orden de los representantes sindicalistas de la provincia.

“Trabajamos por más de 20 años para tener una jubilación justa. Algunos compañeros se han jubilado y han salido solo a morir”, expresó Sonia Carvajal, funcionaria de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Ambato (Emapa).

Celso Aguirre, presidente de la UNE, afirmó que la marcha no es una fecha de fiesta, sino el momento oportuno para recordar 133 años de los mártires de Chicago, ya que “solo con la unidad se puede obtener victoria. Marchamos para recuperar derechos que fueron reprimidos en años anteriores. Debemos ir en defensa del Seguro Social que está en crisis, esto es producto de la corrupción. El Estado debe solucionar el problema. No permitiremos que se aumente la edad para la jubilación”. (I)

Deja un comentario