30S y sus implicaciones / Editorial

Editorial

   Existen fechas que son de nefasta recordación, que al rememorarlas salta a la conciencia pública   el rechazo y el repudio; entre aquellas fechas se encuentran los acontecimientos del  30 de septiembre de hace diez años, cuando el pueblo ecuatoriano presenció  hechos producidos  por el Regimiento Quito de la Policía  que   organizó un levantamiento interno  en reclamo al despojo  de algunos beneficios económicos  que habían logrado y que el gobierno de la década perdida pretendía eliminarlos. Este el verdadero fondo del problema.

   Debieron intervenir el Ministro de Gobierno y el Comandante General de la Policía para solucionar el reclamo en forma pacífica y consensuada, con la autoridad de sus cargos, que es el modus operandi adecuado en estos casos.   Mas, el Presidente Correa  llevado por sus instintos y no por sana razón acudió, en persona, a desafíar a los policías enseñando el pecho para que le maten.

   Aprovechó para aparecer víctima de un golpe de estado y de magnicidio que nunca existieron Desde el hospital de la Policía organizó todo un operativo que terminó con muertos y heridos en las filas policiales y militares. Comenzó la persecución indiscriminada.  Juicios infundados. Policías presos, sin trabajo y desprestigiados.  Civiles implicados sin razón. Jueces y Fiscales concertados para imponer la injusticia por orden presdencial.

   La verdad se ha esclarecido y debe haber sanción para los responsables, autores, cómplices y encubridores. Comenzó la persecución indiscriminada. Juicios infundados. Policías que quedaron sin trabajo y desprestigiados.  Civiles enjuiciados. (O)

Deja un comentario