Valora la salud / Patricio Arellano Abedrabbo

Columnistas, Opinión

Resulta lamentable la tendencia del ser humano de preocuparse y por tanto de valorar la salud recién cuando se enferma y comienza a perderla. El propósito de Dios es que disfrutemos de la vida y, aunque su mayor objetivo es el gozo de la vida eterna, nos pone una tarea que cumplir hasta que aquello nos llegue tarde o temprano, cual es la de cuidar, administrar y valorar el don de la salud, mientras transitemos por este mundo, a fin de que logremos  un equilibrio entre el cuerpo o microambiente y el medio ambiente o  macroambiente.

Cuando ese equilibrio se rompe, se produce la enfermedad desencadenada por un desequilibrio físico, mental, social o espiritual…En el área física, para mantener o mejorar la salud, la alimentación desempeña su labor importante al poner en práctica ciertas medidas saludables. Entre éstas, citaremos algunas que sirvan de guía para una mejor nutrición…Evitar los dulces, como pasteles, tortas, postres y otros de repostería que son ricos en azúcar refinada, porque sólo aportan calorías  sin valor nutritivo y no contienen fibra, y además producen gases,  acidez de la sangre con irritación de la mucosa del estómago y aumento de peso. Consumir zanahorias con frecuencia, ya que aportan fibra, vitaminas A, complejo B, caroteno como antioxidantes y otros múltiples beneficios, minerales como potasio, calcio y fósforo; se las puede consumir crudas o semicocidas, ralladas o en zumo sin eliminar el afrecho” o fibra… Evitar el té, el café y el alcohol por cuanto complican o retardan la evacuación intestinal, predisponiendo al estreñimiento, con sus consecuencias…Consumir suficientes proteínas, limitando las de origen animal como carne roja, lácteos y huevos, con predomino de proteínas vegetales como legumbres entre éstas el fréjol, las habas, lentejas, arvejas, mellocos, garbanzos y otras; siendo de suma importancia en el período de crecimiento por su función constructora y plástica.

No descuidar el consumo de los alimentos oleaginosos ya que aportan proteína y sobre todo grasa vegetal saludable y son de gran valor nutritivo; entre éstos figuran las nueces, almendras, avellanas, cacahuetes o manís, macadamias, aceitunas…Consumir aceites vegetales saludables en las comidas; entre éstos tenemos los aceites de maíz, girasol, soja, ajonjolí no refinados, con excepción del consumo del aceite de palma y de coco que son saturados. El aceite de oliva desempeña un gran papel en el aporte de grasa monoinsaturada, sumamente saludable con muchos beneficios, incluso para bajar el colesterol alto, desde luego sin calentarlo o utilizarlo en la cocción para las frituras…Si desea consumir la soja, hágalo en forma de aceite, harina, leche o lecitina, de gran valor proteico vegetal…Estaremos abordando otros tips o medidas alimentarias saludables en próximos aportes, en bien de su salud. Esté pendiente!…Mientras tanto, cambie o modifique sus hábitos alimentarios haciendo uso de las pautas expuestas…Recuerde además que a más de la calidad de los alimentos, también es importante la cantidad de los mismos; el exceso también es perjudicial! (O)

Lunes con Salud/Hacia la Salud por la Naturaleza

Deja un comentario