Urbe ambateña con distintas matices

Carrusel
El Monumento a la Segunda Constituyente solía ser visitado constantemente antes de la pandemia, y actualmente luce desolado, apenas circunvalan los vehículos. (Foto El Heraldo)

Algunos feligreses buscan la espiritualidad y acuden a los templos, como es el caso de la Iglesia de San Francisco donde la imagen de Jesús del Gran Poder está próximo a los feligreses, como invitando silenciosamente a no tener miedo sino fe.

La imagen de Jesús del Gran Poder yace en la Iglesia de San Francisco para que los feligreses puedan visitarle y además para recordar que no se debe tener miedo, sino fe. (Foto El Heraldo)

En la urbe también existen contrastes, porque en el sector de la Merced, la piscina luce sin los bañistas que acostumbraban disfrutar de las aguas en medio del radiante sol. Actualmente tan solo el silencio y el recuerdo de días bulliciosos quedan temporalmente en el recuerdo.

En el sector de la Merced está la piscina a la espera que cuando las condiciones lo permitan nuevamente tenga la presencia de la juventud que gusta nadar. (Foto El Heraldo)

Algunos parques y redondeles donde las familias solían concentrarse para dialogar, chupar helados o sencillamente compartir gratos momentos lucen ausentes de la presencia humana, sino que en su lugar afloran pájaros que revolotean estos sitios. (I)

Deja un comentario