Unidad comunitaria y campesina

Interculturalidad
A más de 3.900 metros sobre el nivel del mar llegaron los comuneros para realizar la minga. (Foto El Heraldo)

Las reservas hídricas que benefician a cinco cantones de Tungurahua fueron delimitadas. La unidad de los campesinos y pobladores que llegaron con azadón, palas y su fuerza comunitaria, se reflejó en el páramo.

A 3.900 metros sobre el nivel del mar llegaron los campesinos e indígenas para ser parte de esta tarea comunitaria por el bien social.

De esta manera, las reservas hídricas que benefician a cinco cantones de la provincia: Mocha Cevallos Tisaleo Quero y Ambato fueron protegidas.

La minga comunitaria tuvo eco en los pobladores, especialmente de aquellos encargados en cuidar el páramo y las reservas que abastecen del líquido vital a la población de las cinco jurisdicciones.

Las mingas comunitarias se desarrollan con el afán de unir y sobre todo trabajar por el bien común, sin mirar intereses personales, dijo Antonio Masaquiza, participante. Agregó que las mingas aparecieron desde sus ancestros y se siguen manteniendo.

El ganado que rodea los linderos hídricos, fue retirado, para evitar que cause daño o contaminación.

Para complementar la gestión y trabajo comunitario se sembrarán 20.000 plantas de árboles, entre ellos el yahual, piquil y pumamaqui.

Las tareas de limpieza se realizaron luego de 30 años, con el objetivo de unir a los pobladores, pero sobre todo de conservar aquellos recursos que son vitales para el ser humano. (I)

Deja un comentario