Tungurahua desde el desarrollo local

Última hora
Alberto Acosta y John Cajas compartieron reflexiones del Tratado de Libre Comercio desde Tungurahua. (Foto El Heraldo) 
 

Las reflexiones sobre el desarrollo local compartieron los expertos Alberto Acosta y John Cajas en el Foro ‘Economías en construcción’. Tungurahua fue revisada desde su realidad y potencialidades. 

Para el experto Alberto Acosta, Tungurahua debe pensar en la estrategia con características económicas que están reveladas con datos del 2017. La provincia es la tercera en la cría de animales (68,5 millones de dólares); octava mayor en procesamiento de carne (52,2 millones); quinta provincia mayor en la elaboración de productos de molinería (33,5 millones); cuarta en fabricación de maquinaria y equipo (8.7 millones); tercer en fabricación de equipos de transporte (12,6 millones) y séptima en construcción (401 millones) y comercio (344 millones).

Los expertos explicaron sobre el desarrollo local y dijeron que es responder localmente a las demandas, potenciar las capacidades, ampliar las instancias de participación, visibilizar nuevos actores que puedan acceder a la toma de decisiones y ajustar el aparato productivo a las realidades culturales y ambientales. 

Recordaron los principios rectores sobre la creación del imaginario de sociedad sustentable que defina la concepción estratégica de organización y acción; definición colectiva y local de la sustentabilidad, más allá de interpretaciones legales o gubernamentales; búsqueda de equidad social, económica, ambiental, étnica, de género, intergeneracional; diseño de formas propias y auténticas de modernidad; solidaridad, reciprocidad y responsabilidad para instrumentar diversas formas productivas con el mismo fondo: cooperación equitativa entre los habitantes. 

A decir de Alberto Acosta, es importante revalorizar el conocimiento de las comunidades indígenas y diversidad cultural con base a las identidades locales para construcción la nueva racionalidad; impulsar la eficiencia económica y social mediante la racionalidad ambiental; crear y consolidar condiciones materiales y espirituales para mejorar la calidad de vida. (I) 

Deja un comentario