Ser cristiano no siempre es fácil pero vale la pena / P.Hugo Cisneros

Columnistas, Opinión

      Parece que las personas tenemos una tendencia irreprimible a la comodidad, a buscar lo fácil. Y muchas veces es así como nos enfrentamos al Evangelio. Lo mismo que vamos a un supermercado y escogemos allí las cosas que más nos gustan, también acudimos a la Iglesia con el mismo espíritu: tratando de escoger y consumir lo que nos gusta.

Por eso, muchas veces buscamos una Iglesia donde la celebración de la Eucaristía dominical sea bonita porque hay un buen coro, porque la Iglesia está bien adornada o porque el sacerdote es ameno y breve. Mucho mejor si además nos regala continuamente los oídos con palabras que hablan de un Dios misericordioso, padre bueno, que lo perdona todo y que, casi podríamos decir, le da lo mismo que hagamos el bien o el mal porque nos ama de todas maneras y nos dará el premio de cualquier forma. Nos terminamos haciendo una religión a la carta, como cuando vamos a uno de esos restaurantes buenos en los que, al principio, el camarero nos presenta la carta de los platos y escogemos lo que más nos gusta. 

      Pero el Evangelio no es así. En el Evangelio nos encontramos con Jesús y él nos habla con claridad. Si queremos salvarnos, si queremos alcanzar la verdadera felicidad, nos invita a seguirle, nos invita a vivir de una determinada manera. No nos promete que siempre va a ser fácil estar con él. Si al maestro lo clavaron en la cruz, no podemos pensar que a sus seguidores les va a ir mucho mejor. Es lo que nos dice Jesús en el Evangelio de hoy: “He venido a prender fuego en el mundo”. No dice que haya venido a poner paños calientes para que nos sintamos bien. No. Jesús pretende cambiar este mundo, revolucionarlo, ponerlo patas arriba. Eso no es fácil. A veces es causa de dolor y división. La paz llegará después. El Reino es algo que llega pero primero hay que conquistarlo, hay que esforzarse. Para conseguir la justicia es preciso luchar contra la injusticia. 

      Por eso, lo más importante de la vida del cristiano no es participar en la misa del domingo. Ese es el lugar de encuentro con la comunidad. Pero donde un cristiano se juega su ser cristiano, es en su vida diaria, en la relación con su familia, sus compañeros de trabajo, sus amistades. Ahí es donde hay que vivir en cristiano. Aunque eso signifique ir en contra de la opinión de los demás o perder su amistad. Porque ser cristiano no es responder siempre con una sonrisa a todo lo que nos dicen, sino saber poner por delante, con cariño pero también con fuerza, la verdad del Evangelio. Pero no nos asustemos. Recordemos los muchos que han dado y dan su sangre en defensa de la fe. Su testimonio nos debe animar a vivir con más radicalidad nuestra vida cristiana. 

Él predica el amor, la solidaridad, el respeto, la atención a los más necesitados, y anima a destruir el deseo de dominar a los demás.

Con esto todos los poderes judíos se veían directamente amenazados, afectados y cuestionados por los planteamientos de Jesús.

Así que, no es que Jesús provoque o declare la guerra, sino que su mensaje es signo de contradicción: es buena noticia para los pobres y mala noticia para los explotadores, para quienes dominan, y para los que abusan de su poder; más bien, son éstos los que empuñan la espada y matan a Jesús y sus seguidores (cfr. Ex 5, 21).

El fuego tiene varios significados positivos:

Primero: El fuego simboliza el entusiasmo con que hablamos y actuamos. El entusiasmo es «un fuego que enciende otros fuegos». Uno desea que el Espíritu arda y brille en el corazón de todo creyente.

Segundo: Necesitamos el fuego del Espíritu para quemar todo lo que nos estorba, y para liberarnos de todo lo que nos ata a la basura de este mundo. Por eso Juan Bautista dijo que el Mesías «les bautizará en Espíritu Santo y fuego» (3:16).

No es una guerra contra otras personas, sino una guerra contra el mal, contra el pecado y la corrupción. Es una guerra sin sangre ni represión.

Es una guerra, por ejemplo, contra los Siete Pecados Capitales: Orgullo, codicia, lujuria, ira, glotonería, envidia, pereza. A estos males podemos añadir la madre de todos ellos: la injusticia, fruto del egoísmo.

Esta guerra trae consecuencias graves, hasta entre amigos y familiares: enemistades, persecución, muertes…

La fidelidad a Jesús ha de superar cualquier otra fidelidad, incluso la familiar; porque, lejos de discriminar, dará su verdadero sentido a todas las demás fidelidades.

Deja un comentario