S.O.S. Vacaciones / Lic. Mario Mora Nieto

Columnistas, Opinión

Grande es la preocupación de las familias acerca de lo que podrán hacer los niños y los adolescentes en su tiempo libre durante el período vacacional.

            La propuesta es abrir varias perspectivas para el aprovechamiento adecuado que vaya a darle un sentido vital al tiempo que, cada uno tendrá a su disposición.

            No obstante, ese espacio puede transformarse en una puerta abierta para desvíos de todo tipo como el juego, el libertinaje, la indolencia mental y física, que pueden ser altamente perjudiciales, en lugar de ser efectivamente útiles.

            Es necesario, por lo tanto, desarrollar en los niños y jóvenes una preparación que los libere de estos posibles males futuros, promoviendo en ellos una o varias preferencias que serán utilizadas adecuadamente. Estas preferencias pueden ser: la música, la pintura, el teatro, los trabajos manuales, la literatura, el folklore, la escultura, actividades que, por ventaja en nuestro medio, están a la disposición en varias Instituciones, Públicas y Privadas.

            También se ofertan cursos de deportes, excursionismo, baile, danza, etc., se nos ocurre que sería muy valioso se oferte alternativas muy útiles y provechosas como electricidad, carpintería, albañilería, plomería, electrónica, que se orientarán hacia la formación del “taller de reparaciones” familiar destinado a arreglos y mejoras de la casa. Sería una oportunidad de aproximación entre padres e hijos y, así mismo, de mejorar las relaciones entre ambos. Constituiría una buena manera de desarrollar la capacidad creadora de los hijos y de retenerlos el mayor tiempo posible, en el hogar.

            Una excelente orientación ocupacional para las horas libres consiste en estimular y desarrollar, en lo posible el amor a la tierra, a través de diversas actividades de jardinería, así como también formar una huerta familiar.

            En todo caso, además de preocupar la ocupación adecuada del tiempo libre, se busca precautelar que los niños y jóvenes se liberen de la desgracia de caer en el mundo de los juegos electrónicos y de la T.V., que nada bueno tiene que ofrecerles.

            “Nada hay más destructivo que no tener o no saber qué hacer durante el tiempo libre”. (O)      

Deja un comentario