Reservorios para agua de regadío / Editorial

Editorial

  La provincia de Tungurahua   ha sufrido a lo largo de los tiempos  la escasez de agua potable y de riego, hecho que ha limitado la dotación para el consumo de la población y ha sido factor negativo para la productividad de las áreas rurales, a pesar de la buena calidad de las tierras de labranza y el empuje de los campesinos.

  El Gobierno Provincial se ha preocupado por construir dos grandes reservorios   -Mulacorral y Chiquiurco-  para aprovechar las aguas lluvias que caen, en la temporada  invernal en los páramos del Carihuairazo. Existe ya una reserva de más o menos de seis millones de metros cúbicos de agua que se utiliza en la temporada seca.

  Existen algunos   proyectos en la misma zona conocidos como Pampas de Salasaca, las Abras y el que recoge las aguas de Chiquicagua, Casimiro Pazmiño y otras y en la cordillera occidental   el Casaguala. Todos ellos pueden solucionar la escasez durante muchos años.

  El proyecto Chiquicahua tiene estudios completos y  puede ejecutarse con algunos reajustes actualizados.  Los otros deben ser analizados y disponer de estudios completos para su implementación.

  El Prefecto ya adelanta gestiones ante dependencias gubernamentales  y organismos internacionales  para buscar financiamiento y ejecutar las obras. Está bien que así proceda con agilidad y oportunidad.  Tiene el respaldo de la Institución que representa, de las autoridades locales y del pueblo. (O)

Deja un comentario