Poses / Esteban Torres Cobo

Columnistas, Opinión

El gran posado está de moda. Y el posado incongruente e incoherente aún más. Con la reiterada conducta de los barcos “salvavidas” de migrantes que transportan africanos hacia las costas europeas de Italia y España no faltó el show del actor Richard Gere que ancló por un momento su yate millonario y se subió al maltrecho “Open Arms” que intentaba dejar a más de cien aventureros en suelo italiano para clamar justicia y tomarse unas cuantas fotos. 

O el de la cumbre para discutir el futuro climático del planeta que acaba de organizar Google en la isla de Sicilia a la que han acudido 300 celebridades, entre ellas Bradley Cooper, el príncipe Guillermo, Katy Perry y Leonardo DiCaprioen más de 114 aviones. ¡114! Ninguno de ellos eléctrico o alimentado por soplo humano. Todos con grandes motores a combustible, por supuesto. 

Pero el más curioso es el de la niña del apocalipsis, Greta Thunberg, que desde que hizo una huelga en su colegio para evitar el cambio climático se convirtió en la nueva papisa verde de los incautos y hoy, invitada a participar en una conferencia en la ONU en Nueva York, ha decidido no viajar en avión porque contaminará mucho el medio ambiente. Viajará en barco -como el buen Colón- de la mano de Pierre Casiraghi, nieto del príncipe Rainiero y de Grace Kally y uno de esos incautos fanáticos que se encuentran hoy bajo cualquier piedra.  (O)

Deja un comentario