Olimpiadas / Dr. Guillermo Bastidas Tello

Columnistas, Opinión

La culpa es de la Vaca, son precisiones que quedaron flotando en los Juegos Olímpicos de Tokio. El Comité Olímpico Ecuatoriano, la ex secretaria de Deporte, La Federación Ecuatoriana de Ciclismo y muchos sorprendidos, elevados, boqui abiertos, espantados y sorprendidos , que por supuesto, no entienden el sentido de sus declaraciones tras del medallista Olímpico al ganar la medalla de oro.Al parecer los avestruces metieron la cabeza bajo la tierra y no habrá,  quién pueda dar respuesta a las verdades de los Gloriosos Medallistas Olímpicos ecuatorianos: “He sido un deportista que ha salido sin el apoyo del país, nunca han creído en mí y este oro me pertenece a mí y a todos los que me apoyaron en su momento”.

Los medallistas olímpicos ecuatorianos siguiendo el ejemplo y el camino, tras el oro obtenido en Atlanta por Jefferson Pérez, sintetizó la historia funesta que viven deportistas, artistas, científicos ecuatorianos… (la lista puede ser larga) en países subdesarrollados.

Lo que  han  dicho nuestros medallistas olímpicos  es indiscutible: sus biografías deportivas lo prueban y los esfuerzos de los dirigentes deportivos para esconder el bulto son tan patéticos.

Carapaz sabe que es uno de los cinco mejores ciclistas del mundo. Sabe que él es producto de un proceso. Y cuando mira hacia atrás ve que tuvo que salir del país hacia Colombia,  por falta de apoyo Nacional.

¿Alguien tiene que responder por aquello? ¿La Federación Deportiva del Carchi? ¿La Federación Ecuatoriana de Ciclismo? ¿El Ministerio de Deporte correísta- Leninista? ¿La empresa privada? ¿Quién? Posiblemente todos.

Penosamente debemos decir que esto es subdesarrollo: la carencia de ciclos para el desarrollo del deporte,  que en el caso de Carapaz sí le ofreció la hermana Patria de Colombia; obviamente no el Estado colombiano, sino la empresa privada. Quienes valoraron su talento.

Carapaz lloró viendo cómo se izaba en Japón el tricolor nacional, como vimos altivos y llorosos la bandera y el Escudo ecuatoriano.

Jóvenes ecuatorianos vamos por un premio nobel, un premio Reina Sofía, un premio Cervantes, los ecuatorianos somos muy capaces de llegar a donde nos comprometamos. SI SE PUEDE. (O)

Deja un comentario