Mercado laboral, un problema sin resolver / Ec. Mg. Diego Proaño

Columnistas, Opinión


En campaña política camino a la presidencia, el Primer Mandatario ofrecía 250.000 plazas de empleo al año durante su mandato. Transcurrido casi dos años de su asunción, las condiciones de este ofrecimiento se desvanecen, porque al revisar cifras oficiales del INEC, en los últimos dos años (marzo 2017 – marzo 2019) el empleo adecuado, el que otorga sueldo fijo mayor al básico, permanente, seguridad social y beneficios de ley, cayó de 3´112.562 personas a 3´094.795 trabajadores. Solo en el último año se destruyeron 261.767 empleos adecuados, porque paso de 40,6% a 37,9% (2,7% menos), cuando lo ideal en el mercado laboral es que este tipo de empleo más bien se incremente, más gente tenga seguridad, estabilidad y tranquilidad en su trabajo.

El subempleo, aquel estatus laboral en donde una persona no tiene ingresos permanentes, muchas veces no tiene derecho a beneficios de ley, debe pagar una afiliación voluntaria al seguro social si quiere recibir sus prestaciones y muchos de ellos no tienen patrono, RUC o RISE, es decir son informales, en lugar de reducirse, ha venido en aumento. Entre marzo 2018 y 2019, creció un importante 2,2%, al pasar de 16,5% a 18,7%, de 1´498.139 personas, subió a 1´524.118 subempleados en este último año, ahora 25.979 personas más, ostentan este rango de inestabilidad e incertidumbre en su ocupación e ingresos.

Por el lado del desempleo, el cual gran parte de este, debía ser cubierto con las plazas de trabajo que ofreció el gobierno en su campaña, empero en los dos años del régimen más bien aumento de 355.414 personas a 376.255 desempleados. Solo en el último periodo marzo 2018 – 2019, aumentaron 14.204 desempleados más al pasar de 362.051 a 376.255 personas y, en el primer trimestre de este año, el desempleo en Ecuador creció de 3,7% a 4,6% casi 1% en apenas 3 meses, explicable aunque no justificable quizá por las 11.820 desvinculaciones de empleados del sector público entre diciembre 2018 y febrero 2019, por la anunciada reducción del tamaño del Estado y la austeridad del gasto público, que se visualiza claramente en este índice.

A decir verdad las condiciones del mercado laboral en el país, en lugar de mejorar, se van deteriorando, las cifras oficiales son contundentes, estamos contrarios a lo que dice la lógica y la teoría económica, el empleo adecuado debe aumentar, pero baja, el subempleo y desempleo bajar, pero sube, a pesar que la Población Económicamente Activa (PEA) disminuyó de 8´164.425 a 8´162.787 personas (1.638 menos), es decir menos personas están potencialmente buscando un empleo, se necesita una menor oferta de empleos por parte de empresas y gobierno, pero más desempleados y subempleados existe. Con estos resultados, el régimen debe aplicar una mejor política pública en el campo laboral, más flexibilidad y opciones al momento de contratar, una ley de seguridad social menos invasiva y castigadora, crear mejores escenarios para alentar a la inversión nacional y extranjera, reducir la carga impositiva, apoyar la iniciativa privada, emprendimientos e innovacion y desde las familias y empresas, preferencia al consumir producción nacional y contratar mano de obra local, así estamos desde toda óptica garantizando un empleo en nuestro entorno. (O)


Deja un comentario