Más allá de las elecciones de Estados Unidos / Juan Diego Valdivieso Rowland

Columnistas, Opinión


Hoy se define el futuro de los Estados Unidos de América por los próximos cuatro años. Sin embargo, también se definen varios aspectos a nivel regional y global. Estas elecciones podrían suponer un punto de quiebre de la corriente conservadora, proteccionista, nacionalista y opuesta a las tesis globalistas, progresistas (de izquierda) y proclives al “establishment” político que domina el pensamiento en varios países.

EE.UU. está atravesando por una crisis múltiple (sanitaria, social, económica y de valores) ya que gracias a la pandemia del Covid-19, varios temas se han deteriorado. Temas centrales como los 9,28 millones de contagiados de Covid-19 y los 231.000 fallecidos; las protestas de Black Lives Matter por la muerte de George Floyd y otros afroamericanos en manos de la policía; la confirmación de Amy Coney Barrett (conservadora) como jueza de la Corte Suprema y el futuro del Affordable Care Act (sistema de protección médica que Joe Biden quiere ampliar), influirán a la hora de votar.

Según las últimas encuestas, Joe Biden (Demócrata), obtendría el 52% de los votos, mientras que el actual Mandatario, Donald Trump, tendría el favor del 44% del electorado. Sin embargo, estos datos no son certeros ya que el sistema electoral estadounidense es indirecto y serán los delegados ante los colegios electorales estatales quienes definirán al ganador.

Esta elección definirá varios aspectos a nivel internacional. Existe una fuerte pugna de poderes entre la élite globalista, progresista y defensora de visiones polémicas del mundo post pandemia. El candidato Joe Biden, del Partido Demócrata, es bien visto por esta corriente ideológica que defiende la agenda de la vacunación como prevención del virus; la identidad digital; la nanotecnología utilizada con dudosos estándares bioéticos; y una mayor vigilancia de tipo orwelliano con pretexto del Covid-19 (Por ejemplo las aplicaciones móviles de rastreo para “prevenir contagios”), entre otros temas. Esto forma parte del “gran reseteo”, concepto impulsado por el Foro Económico Mundial y otras instancias de control global.

Por otro lado, están las tesis del presidente Trump, quien se opondría a la agenda del “gran reseteo” y al globalismo, tesis que también fomenta la desaparición de conceptos como la familia, la Iglesia, las identidades nacionales y las tradiciones locales.

¡A esperar los resultados! (O)a

@jdvrowland

Deja un comentario