Los adolescentes y el trastorno alimentario / Aracely Silva Cadmen

Columnistas, Opinión


En la actualidad existe una creciente incidencia en los trastornos alimenticios, los cuales constituyen un problema de salud por su gravedad y porque se presenta en edades más tempranas, afectando la forma de comer  y con ello,  la imagen corporal y autoestima de los adolescentes. Los trastornos alimenticios se derivan de una variedad de problemas físicos, emocionales y sociales,  necesarios de ser abordados para ayudar a prevenir y tratar estos trastornos.  Los hábitos alimenticios se desarrollan a una edad muy temprana, los padres pueden influir en la forma en que los niños ven la comida, es por eso que es tan importante establecer una buena alimentación desde pequeños. Dentro de los trastornos de la conducta alimentaria tenemos la bulimia y anorexia nerviosa, atracón y  por evitación- restricción de la ingesta.

 La anorexia nerviosa se caracteriza porque  comen muy poco a propósito para no ganar peso, tienen miedo a engordar lo que conlleva a tener una imagen corporal distorsionada, a pesar de estar delgadas se siguen viendo gordas, algunas personas ayunan o hacen demasiado ejercicio usan laxantes y diuréticos.

La bulimia nerviosa, se caracteriza por comer demasiado y sienten que pierden el control para dejar de comer, hacen cosas para compensar o corregir la conducta de comer en exceso, y para  impedir la ganancia de peso pueden usar laxantes,  se provocan vómito usan diuréticos y pastillas.

El trastorno por atracón, comen demasiado y sienten que pierden el control para dejar de hacerlo,  ingieren grandes cantidades de comida incluso cuando no tienen hambre,  pueden tener mucho sobrepeso y  comen a solas para que los demás no se den cuenta.

El trastorno por evitación/restricción de la ingesta, no tienen interés por la comida, no temen ganar peso, no tienen una imagen corporal negativa o distorsionada de sí mismas, las personas con este trastorno no comen porque les disgusta el olor, el sabor, la textura o el color de la comida.

Los trastornos de la conducta alimentaria pueden causar depresión, el abuso de sustancias o trastornos de ansiedad, además  problemas muy  graves e irreversibles en la salud y en ocasiones hasta la muerte,  estos trastornos se tratan mejor cuando son atendidos por un  equipo de profesionales.

Si se aborda pronto estos trastornos, la persona tiene muchas más probabilidades de recuperarse, así que como padres debemos proporcionar un buen ejemplo en cuanto a la aceptación de su propio cuerpo, demostrar que la apariencia física no importa y que esas diferencias entre personas no hacen a nadie mejor o peor, no dejar que los medios de comunicación influyan, proporcionar muchas opciones de comida saludable en casa, ayudar a construir su autoestima y establecer horarios de comidas. Las personas que padecen estos trastornos pueden mejorar y gradualmente. Los trastornos alimentarios están relacionados tanto con la mente como con el cuerpo.  Recordemos que si tenemos estas dificultades en casa,  una intervención temprana puede acelerar la recuperación,  el tratamiento implica tiempo y esfuerzo, la paciencia es clave, trabaja duro sobre tus emociones no te olvides que hay mucho que aprender, y los cambios ocurren poco a poco. (O)


Deja un comentario