Las nuevas autoridades y un. plan a futuro / Ing. Patricio Chambers M.

Columnistas, Opinión



Pasados los primeros días después de elecciones, es momento de mirar hacia adelante para afrontar lo mucho que tenemos por hacer a nivel local y provincial.

Consideramos que el primer paso debería ser el diseño del nuevo Plan Estratégico de Ambato y Tungurahua, con una visión de aquí a 15 o 20 años a fin de trabajar en una única dirección y esfuerzo conjunto más allá de cualquier diferencia.

Todo Plan Estratégico tiene la virtud de marcar un norte, un rumbo a seguir, lo cual sólo es posible en la medida de que exista un real compromiso de las nuevas autoridades tanto como de la ciudadanía misma.

Este documento debe considerar los diferentes aspectos que intervienen en la vida ciudadana y determinar de qué manera podemos resolverlos mejor.

Debe ser pensado como la formar a través de la cual aportaremos al desarrollo económico y social de la zona central del país, tomando en cuenta que Ambato en particular y Tungurahua en general se han caracterizado por gran actividad comercial y también industrial.

Es momento de reunirnos, hay que coordinar acciones entre el sector público y privado pues eso permitirá alcanzar un mejor nivel competitivo tanto en el ámbito nacional como en lo internacional.

Armar un plan en el que intervengan representantes de cada estamento social, será esta la mayor garantía para lograr una mejora del nivel de empleo y trabajo para todos, creando nuevas oportunidades en la medida que se vayan concretando los proyectos que surgirán como respuesta a las necesidades de la región.

Deben estar presentes universidades, empresas privadas, entidades públicas, asociaciones, gremios, cooperativas, profesionales de libre ejercicio, amas de casa, grupos juveniles etc. etc. no sólo para ser escuchados sino fundamentalmente para aportar con ideas innovadoras.

De ahí que las nuevas tecnologías debería ser un eje transversal a considerar en todos los ámbitos de análisis y proyección. El mundo está cambiando aceleradamente y no podemos quedarnos atrás.

Buscar formas creativas para atraer capitales nacionales y extranjeros, lograr interesar a inversionistas en una zona que muestre un futuro prometedor.

Considerar aspectos relacionados con la gente como lo es el tema de seguridad, tan venido a menos en los últimos tiempos. En este caso se requerirá planificar el uso de recursos suficientes para la implementación de puestos de vigilancia modernos.

También emprender campañas de concientización y unidad ciudadana, pues el mantener cercanía entre vecinos constituye quizás la mejor arma de protección contra la delincuencia.

En fin, temas de modernidad institucional se imponen en medio de una ciudad y provincia que crece a pasos agigantados, por lo que requiere de mayor agilidad en los trámites en medio de un plan de desarrollo de las diferentes ciudades de la provincia y principalmente de su capital.

En fin, hace falta una renovación de ideas a todo nivel, pero por sobre todo de un compromiso ético que haga de cada habitante una persona honesta y emprendedora.


Deja un comentario