La tan esperada inflaciòn / Ec. Mg. Diego Proaño

Columnistas, Opinión

 

Parecería contradictorio el titular, pero es muy cierto, luego de 12 meses de deflaciones permanentes, es decir disminución de precios de los productos y servicios de la canasta familiar básica, finalmente en septiembre la economía ecuatoriana, logro revertir los valores negativos para pasar a un índice de inflación (incremento de precios) según el INEC de 0,39% mensual, 0,23% anual y 0,47% acumulada, cifras que pueden ser consideradas como moderadas, aceptables, normales y adecuadas para una economía dolarizada como la nuestra. Porqué se producía deflaciones reiteradas, básicamente por exceso de oferta (producción) en los mercados, que ante una disminución en la demanda (consumo), por falta de liquidez en las familias o por poca inversión pública y privada, hacían que para salir de los stocks las empresas, productores, comerciantes, agricultores, etc y recuperar sus capitales en giro y de trabajo, debían bajar los precios, cayendo en deflación, poniendo además en riesgo  sus negocios y más aún los empleos que de estos se generaban para familias de la localidad y país.

Como se logró cambiar la deflación por inflación, por varios factores. El primero porque al culminar el periodo estudiantil vacacional en la Sierra y Oriente, las familias gastan más en sus paseos y movilizaciones anuales, específicamente en recreación, cultura, hospedaje, alimentación, transporte y misceláneos. Segundo por el incremento en las compras que hacen en septiembre los padres de familia para sus hijos en matriculas, útiles escolares, uniformes, transporte y otros, por el retorno a clases. Tercero porque legalmente todo empleado público o privado en relación de dependencia, cobra el denominado Décimo Cuarto sueldo, que equivale a un Salario Básico adicional de 386 usd, valor que lo gastan en los dos ítems antes descritos, situaciones todas que pusieron más dinero en circulación, más demanda, por lo tanto más presión para que suban los precios en el mercado, provocando lo que se conoce como inflación.

Finalmente cuarto, porqué el incremento del precio del galón de gasolina super a 2,98 usd, afectó en algo al rubro transporte y movilización. Como se nota todos los factores descritos se pueden evidenciar en el informe de inflación de septiembre 2018 del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), cuando presenta la incidencia de la inflación mensual (septiembre) por división de consumo y aparecen como principales grupos de productos que incrementaron su precio a el transporte, las comunicaciones, los alimentos y bebidas no alcohólicas, la recreación y cultura, educación y el alojamiento, agua, gas y otros. Ojala que por el bien de la producción, la comercialización y consumo, nuestra economía mantenga rangos bajos pero de inflación, porque en honor a la verdad la deflación por lo antes dicho, no le hace ningún favor a nuestra economía. (O)

 

 

Deja un comentario