La importancia de estudiar/ Mirian Delgado Palma

Columnistas, Opinión



Es necesario señalar que el conocimiento constituye el patrimonio de la humanidad. El principal protagonista es el ser humano y gracias a él, el hombre y la sociedad han logrado su pleno desarrollo, por los grandes avances científicos y tecnológicos en las distintas épocas, cuyos aportes meritorios han mejorado la calidad de vida de los seres humanos.

Parafraseando, se define al conocimiento como facultad del ser humano para comprender por medio de la razón la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas.  Constituye la acumulación de hechos o información que adquiere un ser humano a través de la experiencia y el estudio durante toda su existencia.

El estudio, no es otra cosa que adquirir información útil con relación a un tema de interés o disciplina, pudiendo hacerlo de manera formal, con la finalidad de cumplir un programa en una entidad educativa, e informal, cuando por iniciativa propia se busca acrecentar el acervo de conocimientos.

A través del estudio los educandos desarrollan capacidades intelectivas, aptitudes y destrezas sobre ciertas áreas del conocimiento, garantizando su integración con mayor disposición al mundo laboral, y a la sociedad.

Sin embargo, el estudio para ciertos estudiantes resulta una actividad tediosa, tensionada, aburrida, irritable, confusa y en ciertas circunstancias provoca temor. Con gran acierto se puede acotar que esta adjetivación, es la expresión de una ausencia total de motivación.

Sin embargo, todos estos problemas se pueden superar si logramos tener un alto grado de motivación para las tareas a las que estamos dedicados. La palabra motivación viene del verbo latino moveré, que quiere decir ponerse en marcha. Esto es lo que necesitamos para vencer cualquier dificultad.

La motivación no es otra cosa que el deseo de hacer algo. Se dice que tienes motivación cuando estudias con tesón y pasión. Si sabes lo que esperas obtener de tu estudio, si hay el suficiente interés, voluntad y decisión para lograrlo. Se requiere de una actitud positiva de interesarse por la búsqueda y adquisición de saberes. Teniendo como base esta premisa, el factor decisivo es la calidad y no la cantidad de tiempo dedicado al estudio.

¿Por qué es importante estudiar? El estudio persigue dos objetivos esenciales, por una parte, la adquisición de conocimientos, y por otra poner en práctica esos conocimientos. Los dos objetivos se complementan. Concebido así, el estudiar no es meramente un simple llenar de datos, conceptos, episodios y fechas en nuestro cerebro; va mucho más allá. Se trata de desarrollar el pensamiento, estimular a la comprensión, la crítica, la creatividad, la reflexión, la razón y la solución de problemas observados en el contexto.

Frete a un mundo y sociedad que cambia constantemente, cada vez exige más conocimientos. De allí la importancia de estudiar y formarse, a fin de contar con un capital humano que esté lo suficientemente preparado en los saberes, la moral y ética, y sean los protagonistas del pleno desarrollo de la humanidad y los pueblos.

“Nunca consideres al estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber” (Albert Einstein). (O)

Deja un comentario