Infinita fe a San Isidro

Ciudad

Monseñor Giovanny Pazmiño ofreció la santa eucaristía en honor a San Isidro Labrador. (Foto El Heraldo)


Cada año se apuntan los priostes para organizar las festividades en honor al patrono de Picaihua, San Isidro Labrador.

Esta fiesta se ha convertido en una tradición y acto cultural de Picaihua. El presidente de los priostes, Omar Pico, destacó que es tanta la gente que desea aportar a la fiesta que se han anotado para años posteriores desde el 2019.

“En esta ocasión son siete priostes principales y cinco fundadores. Estos doce esfuerzos permiten la organización de varias actividades”, manifestó.

Estas fiestas se llevan a cabo por más de 100 años consecutivamente y reúnen a miles de feligreses que agradecen favores recibidos o milagros.

El día principal se rodea de dos actividades primordiales: la eucaristía de Acción de Gracias y el desfile por las principales calles de la parroquia.

En la eucaristía, monseñor Giovanny Pazmiño, obispo de la Diócesis de Ambato ofreció la homilía. En la primera idea habló sobre la vida de San Isidro y las dificultades que tuvo que vivir.

“Era un musulmán que conoció el cristianismo mediante sus patronos. En ese tiempo que mucha gente católica fue desplazada y, en medio de ello, pudo entender la belleza de su fe”, aseguró.

También recomendó vivir en clave de oración. “San Isidro era un hombre que vivía en clave de oración. Entre el trabajo de la agricultura y la oración se fueron tejiendo en su alma la belleza de entender a Dios y su santa voluntad”, añadió.

También habló del respeto contemplativo a la creación, recalcando que la Diócesis trabaja este año con la ecología y si no “existe esa mirada contemplativa al mundo creado, seguiremos destruyendo el planeta”.

Miles de feligreses acudieron a la misa, al punto que la iglesia resultó pequeña. Posteriormente, fueron testigos del paso de priostes, reinas de comunidades y personas que desfilaron en honor a estas fiestas. (I)E

Deja un comentario