Guarderas asume la alcaldía tras remoción de Yunda

Nacionales

Mencionó que destinará una partida importante para reforzar la seguridad en la capital al destacar que ha sido testigo en el último tiempo de casos de sicariato, que no se registraban en Quito. (Foto:sonorama.com.ec)

Quito, (EFE).- Después de meses de incertidumbre política y legal, el nuevo alcalde de Quito, Santiago Guarderas, tomó ayer jueves posesión del cargo tras un dictámen del Constitucional que dejó en suspenso resoluciones de instancias inferiores a favor del exregidor electo Jorge Yunda, salpicado por irregularidades.

«Estamos reasumiendo la Alcaldía con el único propósito de servir a quiteños y quiteñas», manifestó el flamante alcalde de la capital ecuatoriana en una rueda de prensa en el Consistorio, en la que aseguró haber tenido «mucha paciencia».

De 59 años y doctor en Jurisprudencia, Guarderas se desempeñaba como vicealcalde de Quito desde mayo de 2019, llegando incluso a postularse como regidor alegando que Yunda se veía imposibilitado de seguir ejerciendo el cargo por sus frecuentes comparecencias judiciales por un caso de presuntas irregularidades en la adquisición de pruebas anticovid-19 por parte del Ayuntamiento en 2019.

En sus primeras declaraciones como alcalde, Guarderas manifestó: «Vamos a virar esta página dolorosa y triste que vivió Quito», y sostuvo que «la ciudadanía está cansada, fastidiada de luchas y quiere una Administración que resuelva sus problemas y eso es lo que vamos a hacer».

Avanzó que en la próxima sesión del Consejo Municipal dará a conocer su plan de Gobierno, aunque detalló algunas cuestiones urgentes que requieren de una inmediata solución como la falta de pavimentación e iluminación o la inseguridad.

También manifestó su intención de erradicar el comercio ambulante del casco antiguo de Quito y destinar espacios concretos a los vendedores autónomos.(I)

Deja un comentario