Futuro económico poco alentador

Ciudad

El impacto de la emergencia sanitaria es evidente en la producción nacional y mundial. Todo está paralizado. (Foto El Heraldo)

Para el expresidente de la Cámara de Industrias de Tungurahua, Santiago Vargas, el panorama económico del Ecuador es complicado, pues a más del impacto del covid-19, el precio del barril de petróleo sigue a la baja.

Hasta el momento no ha escuchado del sector de la banca qué medidas tomarán. Son pocas las entidades financieras que se han pronunciado sobre refinanciamiento de créditos, pero no se aclaran tiempos y parámetros.

Las circunstancias actuales son críticas, porque las industrias y empresas no están produciendo. Esto genera una seria dificultad para cumplir con las obligaciones, añadió Vargas.

La sugerencia es que todos los pagos se prorroguen a seis meses; es decir, una especie de moratoria hasta que todo retorne a la normalidad y se puedan cancelar deudas.

El problema es que todo es una cadena, ya que como no se puede movilizar y trabajar nadie cuenta con ingresos para cristalizar pagos, por lo cual es indispensable que las entidades financieras comprendan esta realidad.

A pesar de la paralización mundial señaló que no están en riesgo fuentes de empleo. El sector productivo tomó decisiones acertadas y positivas pensando principalmente en la salud de los trabajadores.

El regreso a la normalidad incentivará a la creación de nuevos empleos con el objetivo de recuperar el tiempo y la producción. (I)

Deja un comentario