Fenómeno Trump / Esteban Torres Cobo

Columnistas, Opinión

El presidente Trump tuvo su semana más interesante en algunos meses. Ganó la batalla comercial a China y finalmente obtuvo condiciones similares para la exportación de bienes norteamericanos. Cerró el nuevo acuerdo con México y el eje del norte tal como quiso, cambiando políticas que perjudicaban a los Estados Unidos. 

Posteriormente, triunfó en el juicio que le inventaron los democrátas en el Congreso y aseguró, sin dudas, su reelección este año. En el camino pronunció su discurso más presidencial hasta el momento en el Estado de la Unión, con una írrita Nancy Pelosi rompiendo su discurso cual ñiña malcriada de primaria. 

Al presidente parece salirte todo bien y no hay explicación más sencilla de su éxito que un olfato envidiable de la política. Quizás inigualable. Se sabe que no escucha a sus asesores y que toma él todas sus decisiones trascendentes. Es auténtico, directo y ejecutor. No se queda en los discursos elaborados y falsos como Obama o más políticos de su generación. 

Tiene a la economía en su mejor momento y ha recuperado la influencia internacional que alguna vez tuvo su país. Nadie osaría ensañarse contra el gobierno norteamericano como sí lo hicieron gobiernos de Europa y Medio Oriente durante décadas. 

¿Genialidad o suerte de campeones? (O)

Deja un comentario