Femicidio, crimen de lesa humanidad

Ciudad

Pilar Lozada, presidenta de la Corte Provincial de Justicia, formó parte de los expositores nacionales e internacionales del seminario internacional. (Foto El Heraldo)

“El femicidio delito de lesa humanidad y ordenamiento interno del Ecuador” es el tema que bajó el telón del Seminario Internacional “Los Instrumentos Internacionales de Protección de Derechos, la Constitución de la República del Ecuador y el ordenamiento  jurídico interno frente a la violencia contra la mujer y la familia”.

“No existe país en donde la violencia haya sido erradicada pese a las acciones de las autoridades, grupos organizados, marcos legales no se ha logrado reducir los índices de violencia y la forma más agresiva es justamente perder la vida en manos de personas que debían proteger”, expresó la presidenta de la Corte Provincial de Justicia, Pilar Lozada.

Dijo que, el femicidio como delito de lesa humanidad surge de la lectura de libros, cuyos títulos son recurrentes en varias autoras que han desarrollado el tema, “si analizamos la historia desde sus inicios hasta la actualidad, de alguna manera las mujeres hemos estado en situación de guerra”.

Según la ONU, los crímenes contra la humanidad engloban los actos que forman parte del ataque generalizado (actos se dirigen contra multiplicidad de víctimas de la población civil) o sistemático contra una población civil (quiere decir aquellos cometidos como parte de plan o política preconcebidos).

Citó cifras. De acuerdo al Banco Mundial, 22 mil millones de personas en 3535 países y territorios se enfrentan a situaciones de fragilidad, conflicto y violencia.

Históricamente, la violencia sexual y de género se han considerado como consecuencia de la guerra, y no como delito que debe ser enjuiciado. Hoy en día, los delitos sexuales y de género son considerados como violaciones especialmente graves del derecho internacional.

Explicó que, la sensación de inseguridad que viven los países hace que los conciudadanos teman salir a la calle, “pero las mujeres tememos incluso estar en nuestros hogares ante el altísimo índice de violencia intrafamiliar, en el interior de los domicilios somos golpeadas, violadas y asesinadas por conocidos y familiares”.

Pese a que Ecuador en 1994, creó las primeras comisarías especializadas en violencia intrafamiliar y actualmente jueces y fiscales, “estamos lejos de desterrar la práctica cultural de la violencia intrafamiliar y de género contra la mujer, misma que es objeto constante de discriminación. La violencia surge como consecuencia de las relaciones de poder”. (I)

Deja un comentario