Estrés y enfermedades cronicas / Alejandra Sánchez Torres

Columnistas, Opinión

El estrés se ha vuelto un común denominador en la vida las personas, se habla mucho de estrés laboral, en el hogar, en los niños, en los colegios, en las relaciones interpersonales, entre otros. En la vida diaria se ha convertido en la norma, y muy pocas veces reflexionamos en cómo nos puede estar afectando a nivel físico y mental. Cuando el estrés llega a un nivel desequilibrado, nos conduce a la enfermedad y a la disfunción, puesto que, el sistema nervioso autónomo no funciona de manera óptima.

¿Te has preguntado, cómo tu corazón latirá miles de veces hoy, respirarás infinitas veces, tu sangre circulará, tu hígado se desintoxicará, todo esto, sin tu control consciente? Pues, el encargado es el sistema nervioso autónomo, principalmente, el nervio vago, que recorre prácticamente todos tus órganos y es el responsable de controlar funciones corporales no conscientes. Es por esta razón, que es fundamental fortalecer este sistema para nuestro bienestar integral y que sea el combustible de nuestra vida. El cuerpo al estar sumergido en estrés por largos periodos de tiempo, se desgasta, por eso tenemos que darle la oportunidad de recuperarse. De esta manera, se pueden combatir muchas enfermedades autoinmunes, diabetes, obesidad, problemas digestivos.

Es importante entender que el estrés es normal, ya que es la respuesta de nuestro cuerpo ante situaciones de alerta; el problema es cuando convertimos a nuestra vida en un constante estado de alerta y miedo. Por lo tanto, tenemos que observar para aprender a reconocer cómo se siente el estrés en ti, cómo se refleja en las situaciones de tu vida, cómo estás reaccionando ante este problema. Al observar puedes dejar de luchar contra el estrés y decidir cómo actuar sobre él, sin reaccionar sino desde la decisión, así podrás ver las experiencias de una forma más clara y real.

 Puedes intentar con los siguientes recursos y analizar cuál te hace sentir mejor y reduce tus niveles de estrés:

  1. Aprender a gestionar tu tiempo
  2. Poner límites saludables
  3. Sueño óptimo y ejercicio.
  4. Consumo de probióticos
  5. Repetición de mantras
  6. Meditación y Yoga

Deja un comentario