El País que buscamos / Edison Narváez Z.

Columnistas, Opinión

A menos de un mes de la elección presidencial, con 16 candidatos presidenciales que a muchos de ellos ni se les conoce, únicamente escuchamos ideas generales y promesas populistas como aquella de entregar $1.000 dólares a un millón de familias, sin que nadie sepa de donde saldrá la plata. En lo que casi todos los candidatos coinciden es en defender la dolarización, como si esta necesitara que la defiendan, la dolarización se defiende sola, básicamente por dos temas importantes:

El uno porque goza de la confianza de la gente, el pueblo sabe que el país no está en condiciones de emitir una moneda propia porque esto implica que regrese la irresponsabilidad de emitir dinero inorgánico e inundar el mercado generando inflación por un lado y devaluación por otro. 

El otro tema que impide una eventual desdolarización es que para emitir una nueva moneda el país debe contar con suficientes reservas que den certidumbre a los actores económicos nacionales e internacionales. 

Pero lo que no dicen los candidatos es como establecer la sostenibilidad fiscal es decir cómo hacer que los gastos públicos no crezcan por encima de los ingresos.

Estimados lectores, la Política Fiscal es la herramienta necesaria para establecer la estabilidad de la economía. Los candidatos saben que el país viene arrastrando déficits fiscales desde hace varios años sin embargo, las propuestas que se han escuchado vienen por el lado coyuntural es decir de corto plazo, pero lo que el país necesita son medidas estructurales es decir de largo plazo.

La Política Fiscal debe ser contra cíclica, es decir en este momento de crisis por la que estamos pasando deben reducirse los impuestos para motivar el gasto, esto genera dinamismo en la economía, en este sentido el próximo gobierno debe tratar a profundidad el tratamiento de los impuestos, particularmente tres: Impuesto al valor agregado (IVA), Impuesto a la renta (IR) y el Impuesto a la salida de divisas (ISD); ésta es una medida estructural y delicada por cierto pero muy necesaria. Es muy importante simplificar los tributos, tratar de eliminar muchas exoneraciones y controlar la evasión de impuestos. La CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), manifiesta que en el Ecuador las pérdidas por incumplimiento tributario del IVA y del Impuesto a la Renta están alrededor de 4% del PIB, es decir si el Producto Interno Bruto del país está en 108 mil millones, entonces son alrededor de 4 mil millones de dólares que se escapan en evasión de impuestos. 

Otro tema estructural es el de la educación, cuantos niños y jóvenes han dejado de estudiar, porque no hay internet. 

El internet debe ser un servicio público, así como lo es el agua, la luz y el teléfono.
En el año lectivo 2019- 2020 se inscribieron 1’926.026 estudiantes, mientras que para el año lectivo 2020 -2021, de acuerdo al Ministerio de Educación, se inscribieron 1’822.615 estudiantes. Es decir, 103.411 estudiantes menos. En dónde están esos niños y jóvenes que no están estudiando?. Es un tema estructural, pero los candidatos no dicen nada al respecto.

El país que buscamos necesita cambios estructurales, planes creíbles de largo plazo.

Deja un comentario