El mercado automotriz / John Tello Jara

Columnistas, Opinión

De acuerdo a estimaciones de empresas conocedoras del tema, en el año 2016 nuestro planeta contaba con más de 1,2 billones de automóviles (en el 2004 teníamos 700 millones de autos) a la vez que el combustible quemado en las carreteras del mundo llega a 1.730´000.000 toneladas métricas equivalentes a 3,81 billones libras de dióxido de carbono cada año, sin dejar de mencionar que contamos con 7.550 millones de habitantes en la actualidad

En el Ecuador a su vez, para el año 2017 se contaba con 2´237.264 vehículos matriculados con una tendencia marcada a una reducción en su precio debido en parte a que los vehículos importados de Europa tienen un menor arancel (40% antes del 2017, 35% para el 2018, 30% para el 2019 y progresivamente llegará al 0% en el 2024) y también empezamos a contar con vehículos de procedencia oriental a precios relativamente bajos.

En la provincia de Tungurahua para el 2017 se tenía 102.555 vehículos matriculados, obteniendo la mayor tasa de vehículos matriculados por cada 1.000 habitantes (180) cuando el promedio en Ecuador es 133.

El parque automotor genera puestos de trabajo en diversas concesionarias que se instalan en Ambato, además su dinamia económica se presenta en toda la Avenida el Rey (por citar un ejemplo) con la venta de CKD (partes y piezas de vehículos, repuestos en general), los talleres automotrices cuentan con Ingenieros, maestros, operarios, etc. capacitados para arreglar los vehículos en diversos aspectos, ya sea mecánica automotriz o enderezada y pintura lo cual también genera mano de obra.

Un dilema que frecuentemente se ha presentado en las ciudades, radica en analizar la relación entre la cantidad de vehículos existentes versus la población, versus la contaminación y por supuesto versus la utilidad que brinda a la colectividad; trasladarse de forma rápida al trabajo u oficina, llevar productos dentro y fuera de la ciudad, llevar diversidad de carga sin duda beneficia a la colectividad agilitando trámites en la negociación.

Al guiarnos por tendencias, debemos estar pendientes del ingreso de manera paulatina de los vehículos eléctricos, para minimizar el impacto ambiental y disminuir la contaminación, con nuevos mecanismos de movilidad sustentable y generación de otras alternativas de negocios como el uso de electrolineras y baterías para este caso. (O)

Deja un comentario