El Bosque protector Cerro Blanco / Luis Alfredo Silva

Columnistas, Opinión

El Bosque Protector Cerro Blanco, en el estuvimos hace algún tiempo atrás, se encuentra a un costado de la vía que conduce, de la ciudad de Guayaquil al puerto de Salinas. Esta al suroeste de la cordillera Chongón Colonche, en La Provincia del Guayas y a 20 minutos del oeste de «La Perla del Pacífico».

Su nombre, según algunos conocedores de su historia, se debe a que amanece cobijado de una abundante neblina, que cubre su belleza. Otros manifiestan que se denomina así, por el color blanco del suelo, lleno de piedras calizas.

El bosque sube hasta los 400 metros, que es la altitud de varios cerros aislados, interrumpidos por quebradas, que en época de lluvias se llena de torrentes. Este remanente de bosque seco tropical, se extiende por más de 6.000 hectáreas, manteniendo una enorme biodiversidad.

Para disfrutar de su riqueza paisajística, cuenta con varios senderos y un área de camping. La caminata por el sendero Buena Vista, dura una hora y 30 minutos, aproximadamente, observando varios árboles de ceibo, beldaco, higerón y otros. El ceibo, en la época seca, se presenta sin hojas, para poder sobrevivir al intenso sol, dejando ver una serie de ramas que parecen raíces. Una leyenda cuenta, que un diablo se arrimó a un ceibo, que su juventud tiene muchos espinos en su tronco, los que introdujeron en todo su cuerpo; el diablo montó en colera, cogió al ceibo y lo arrancó colocandolo al revés, por eso es que las ramas semejan ser raices.

Hay dos senderos más; Higuerón y Mono Aullador. En el primero, se admira el árbol denominado El Gran Higuerón y su recorrido es de más de 3 horas, es para jóvenes y adultos. La caminata por el sendero Mono Aullador, es de aproximadamente 5 horas, de ida y vuelta. En la ruta es frecuente contemplar monos aulladores.

El bosque esta compuesto de matapalo, amarillo, Femad Sánchez, Pepito colorado, cascol, colorado; árboles y arbustos, que ponen la belleza, en ese impresionante, encantador y hermoso entorno.

La fauna esta representada, por numerosos mamíferos como ardillas, guantas, guatusas, tigrrillos, mapaches, etc. Entre las aves se destacan, pájaro carpintero, pájaro brujo, hornero, cacique, colibrí, gallinazo rey, gavilán y el papagayo de Guayaquil, entre otras. Loa reptiles más comunes son las lagartijas y los insectos más abundantes son hormigas, avispas, mariposas, arañas, escarabajos y mosquitos.

El área de camping de 600 metros cuadrados, con una capacidad para 40 personas, es cerrada. Posee baños, duchas, parrillas, mesas, asientos, glorita, juegos infantiles y senderos para caminatas diurnas y nocturnas. (O)

Deja un comentario