Educación Musical en la Educación / Juan José Quesada Revelo

Columnistas, Opinión

Educación Musical es una asignatura especial en el sistema educativo y tiene poca carga horaria, diríamos, dos o tres horas máximo a la semana; ¿qué aprendizaje extraordinario se conseguiría en tan poco tiempo?, no mucho, pues una vez descubierta la aptitud del estudiante para la música, habrá que incentivarle a la autodidáctica, ya que las horas pedagógicas son limitadas para conseguir los objetivos que el arte merece.

La realidad es que nuestros docentes de Educación Musical no tienen el tiempo suficiente para preparar a los estudiantes en este arte; más funcionan como psicólogos, motivándoles para que practiquen en casa y se involucren con la música. 

El lector se sentirá tentado a refutar lo mencionado con la idea de que hay instituciones dedicadas al arte, lo cual es cierto, sin embargo, ¿por qué no darle mayor importancia al arte en la educación regular?, ¿acaso las ciencias exactas son más importantes? Nadie se queda a supletorio en Educación Musical porque se cree que esta asignatura es una “pérdida de tiempo”, un “segundo recreo”, algo que no requiere esfuerzo.

Lo cierto es que ignoramos las bondades de la música, pues hoy en día se habla bastante de trabajar las emociones, el autoconocimiento y las conductas prosociales; y no reconocemos que el arte es el camino regio para cumplir dichas expectativas. 

Esta asignatura representa una forma de expresión, lo que el psicoanalista Franz Alexander llamaba como experiencia emocional correctiva, es decir, una experiencia, que puede cambiar la percepción del mundo para bien; de tal forma que el arte puede liberar el espíritu de nuestros estudiantes, sin que caigamos en el adoctrinamiento de “caza talentos”, es decir, no es importante descubrir talentos solamente, sino descubrir al ser humano en sus particulares formas de expresión.

Por tal razón, Educación Musical debería cobrar protagonismo por salud mental de nuestros adolescentes, que más frecuentemente padecen perturbaciones emocionales y del comportamiento.  (O)

Deja un comentario