Violencia no para / Editorial

Editorial


   El centro de Ambato viene siendo el epicentro de una marcada violencia física en los exteriores de mercados aledaños de la avenida Cevallos, donde vándalos disfrazados de comerciantes, buscan generar terror a toda hora, sea de día o noche, generando zonas de conflicto.

  Es lamentable que estas personas utilicen objetos como palos, piedras hasta armas blancas para agredir a policías, agentes de control municipal, así como militares que lo único que hacen es cumplir con los operativos para frenar la delincuencia y que los documentos migratorios, de ciertas personas, estén en regla.

  No obstante, las autoridades del orden son víctimas de golpes e insultos por parte de ciudadanos que se han dedicado al expendio de sustancias ilícitas, donde ya se conoce que hay una red vinculada al microtráfico.

 Estos operativos deben seguir, ya que las autoridades de la provincia están realizando todos los esfuerzos correspondientes para que estos ciudadanos de dudosa procedencia, sean aprehendidos y llevados ante la justicia; solo generan un mal social, con acciones reprochables como es la destrucción de bienes públicos y la agresión.

   Todo el peso de la ley debe ser usada para que, de una buena vez por todas, esta gente tenga su escarmiento y así evitar que la delincuencia siga aumentando, por parte de antisociales que no tienen ningún reparo en dañar y lastimar a personas inocentes. (O)

Deja un comentario